Francisco Miranda Hamburger
brújula

Detrás de los retrocesos

Hoy continúa el debate nacional sobre el retorno de la presencialidad a las instituciones educativas.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 17 de 2020
2020-09-17 09:53 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Mucho se ha hablado en estos últimos meses de los efectos negativos que la pandemia del coronavirus traerá a los logros obtenidos en la lucha contra la pobreza por parte de los países emergentes. En Colombia, por ejemplo, las estimaciones apuntan a un retroceso de unos 11 años aproximadamente.

Esta semana el Banco Mundial advirtió que la pandemia de covid amenaza con borrar avances de los últimos diez años en educación y salud. De acuerdo a la entidad, el Índice de Capital Humano (ICH) en 2020 se ubica en 0,56, es decir un niño nacido en un país de bajos ingresos podría aspirar a alcanzar el 56 por ciento de su potencial de capital humano en comparación con un niño con buena salud y educación. Colombia ocupa el puesto 66 con un índice de 0,6, ligeramente por encima de América Latina con 0,56, y por debajo de México, Perú, Costa Rica y Chile.

Las vías por las que la pandemia amenaza el capital humano de los más pobres en Colombia son múltiples. Por ejemplo, el tema de la salud está en la mira ante la naturaleza sanitaria de la crisis. No sólo los menores de edad sino la mayoría de los ciudadanos han visto afectado su acceso a los servicios de salud por el impacto del coronavirus.

La escolaridad infantil es otro factor que toma esta medición del Banco Mundial. No es menor el impacto que ha tenido la suspensión de las clases en las escuelas públicas y privadas en el aprendizaje, el bienestar mental y la formación de millones de niños colombianos, especialmente aquellos sin acceso ni conectividad digital para el estudio remoto.

Hoy continúa el debate nacional sobre el retorno de la presencialidad a las instituciones educativas. Es inevitable el hecho de que la pandemia del coronavirus tendrá un impacto mucho más permanente sobre los niños en términos de educación. A lo anterior se debe añadir el componente de género: cómo esa suspensión de clases presenciales afectó la escolaridad de las niñas. Lo que queda es minimizar ese deterioro de capital humano.

framir@portafolio.co
​Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes