close
close
Francisco Miranda Hamburger
brújula

EE. UU. versus Facebook

La FTC ya multó a Facebook con US$5.000 millones en 2019 por temas de privacidad, e hizo lo propio con Google, a la que acusó de dominar internet.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
diciembre 09 de 2020
2020-12-09 07:14 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Ayer, fiscales generales de 48 estados y territorios de Estados Unidos interpusieron una demanda contra Facebook, firma a la que acusaron incluso de dirigir un ‘monopolio ilegal’. La Comisión Federal del Comercio (FTC) lanzó un proceso similar. La razón: las autoridades creen que la empresa de Mark Zuckerberg llevó a cabo una agresiva estrategia de compras para quitarse de en medio las amenaza y restringir la competencia en áreas como las redes sociales o la mensajería instantánea.

En la misma línea, hicieron un llamado para que la justicia obligue a Facebook a deshacerse de Instagram y WhatsApp, ‘apps’ que compró por US$1.000 millones y US$19.000 millones respectivamente, y que junto con la matriz son la ‘joya de la corona’ del gigante.

Facebook se defendió y aseguró que las leyes deberían ser para proteger al usuario y potenciar la innovación, no para ir en contra de las empresas que sean más exitosas.

Esta no es la primera vez que EE. UU. dispara en esa dirección. La FTC ya multó a Facebook con US$5.000 millones el año pasado por temas de privacidad, e hizo lo propio con Google, a la que acusó de dominar internet.

Aunque en esto, la Unión Europea fue pionera, con multas que suman casi US$10.000 millones a Google y procesos de investigación a casi todas las grandes tecnológicas.

Todos los gobiernos del mundo, no solo los de Estados Unidos y Europa, deben estar encima de los posibles comportamientos que lleven a prácticas de monopolio en los mercados, pues esas distorsiones en la competencia tienen un claro damnificado: los usuarios.

No obstante, estas investigaciones deben conducirse primando el principio de que regular no tiene que ser sinónimo de ahogar a la innovación y, por supuesto, no introducir intereses políticos o partidistas.

EE. UU. ya investigó las compras de WhatsApp e Instagram en su día y dio su luz verde, y aunque ahora eche reversa, esa lucha por la tecnología no puede romper el balance entre la norma y el mundo digital.

framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes