Francisco Miranda Hamburger
Brújula

El choque a los independientes

No será tarea fácil que la economía genere no solo los puestos de trabajo de los dependientes, sino también estos empleos de los independientes.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
octubre 25 de 2020
2020-10-25 06:49 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El desempleo se sigue consolidando como una de las secuelas socioeconómicas más graves de la pandemia del coronavirus tanto en Colombia como en el mundo. En las más recientes perspectivas económicas del Fondo Monetario Internacional para América Latina, la estimación de los desempleados en la región llega a las 30 millones de personas.

A pesar de que el último reporte del mercado laboral del Dane, correspondiente al mes de agosto, la tasa de desocupación bajó unos puntos porcentuales en comparación con la cuarentena de abril, el nivel de 16,8 por ciento continúa siendo alto y preocupante.

No obstante, no todos los sectores ni los mismos tipos de trabajadores sufren el mismo impacto de la crisis. Por ejemplo en agosto los empleos de más de 644 mil trabajadores por cuenta propia se destruyeron en comparación con el mismo mes del año pasado.

La semana pasada, el Dane publicó el Registro Estadístico de Relaciones Laborales –RELAB- en agosto pasado se registraron dos millones de relaciones laborales independientes, con una variación negativa de 14,3 por ciento con respecto a agosto del 2019 (2,4 millones).

La crisis de empleos es tan severa que los distintos grupos poblaciones están experimentando duros choques: mujeres, jóvenes, trabajadores en los sectores más impactados y en ciertas regiones del país. Lo anterior invita a desarrollar abordajes diferenciales para que la economía puedan brindarles a estos grupos las estrategias de recuperación laboral que requieren.

El impacto sufrido por sectores productivos como el de actividades artísticas y entretenimiento, alojamiento y servicios de comidas o comercios se ha traducido en la pérdida de la capacidad de ganarse la vida de cientos de miles de independientes. Muchos de los cuales no han podido reanudar sus actividades. No será tarea fácil que la economía nacional genere no solo los puestos de trabajo de los dependientes, sino también estos empleos de los independientes. Pero esta es una población a la que no se puede dejar a su suerte.

framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes