Francisco Miranda Hamburger
Retrospectiva

El costo de la cuarentena

La pérdida de una cuarta parte de los empleos es una tragedia social y una catástrofe económica que debe abordarse desde ya.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
mayo 29 de 2020
2020-05-29 08:10 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Al igual que el dato del crecimiento del PIB en el primer trimestre del año, la tasa de desempleo correspondiente abril registró una cifra mucho peor de lo esperado: 19,8 por ciento en el total nacional y 23,5 por ciento en las 13 ciudades y áreas metropolitanas.

Las expectativas no eran muy optimistas dado que todo el mes de abril el país vivió confinado y las consecuencias económicas del aislamiento eran inevitables. No obstante, el panorama del reporte del Dane refleja una situación mucho más dramática: se perdieron más de 5,3 millones de puestos de trabajo, una cuarta parte de todos los empleos del país. Esto implica un retroceso de 20 años en estos indicadores laborales.
Esta disparada del desempleo, y del número de inactivos, evidencia el altísimo costo social y económico de la cuarentena para frenar la propagación del coronavirus en Colombia. Ahora que parece revivir la falsa disyuntiva entre salud y economía, es hora de superar de una vez por todas la pretensión de que confinar a una nación a las casas es la fórmula mágica para enfrentar esta doble crisis sanitaria y económica.

El confinamiento que arrancó a fines de marzo hundió el PIB y ahora arrasó con el empleo. Es cierto que redujo el ritmo de los contagios, le dio tiempo a las autoridades para prepararse y a los ciudadanos para entender mejor la pandemia. Más de dos meses después es momento de continuar con la hoja de ruta de la reapertura económica, con protocolos sanitarios, autocuidado y responsabilidad social empresarial.

Si bien la administración Duque se ha resistido a desplegar un plan de choque para la generación de empleos, es momento de revisar esa renuencia. Así sea solo para mitigar el impacto severo de la pandemia en el mercado laboral, el Gobierno necesita complementar las ayudas y subsidios a la prima y las nóminas con acciones adicionales dirigidas a proteger los empleos y a atender a los nuevos desempleados e informales. La pérdida de una cuarta parte de los empleos es una tragedia social y una catástrofe económica que debe abordarse desde ya.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes