close
close
Francisco Miranda Hamburger
Brújula

El eslabón inmobiliario

La crisis de Evergrande deja una lección: la necesidad de supervisión de empresas con un rápido crecimiento y un fuerte endeudamiento.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 22 de 2021
2021-09-22 11:38 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

A pesar de que en estos días se desarrolla la Asamblea General de la ONU, un evento que suele captar todas las miradas, el protagonista de la semana ha sido Evergrande. La crisis que enfrenta el gigante inmobiliario de China tumbó los mercados el lunes y ha mantenido un nivel de incertidumbre y volatilidad que no se veía desde hace varias semanas.

Y pese a que ayer la empresa anunció que había logrado un acuerdo para un gran pago que vencía hoy, las cifras aún preocupan. La deuda que tiene a la empresa cerca de la quiebra es de US$300.000 millones, mientras que se estima que cuenta con 1,4 millones de viviendas pendientes de entrega. Ambos aspectos han puesto a la firma ante el precipicio de no poder hacer frente a sus obligaciones y de generar un efecto contagio a la economía.

Precisamente este último aspecto es lo que está generando un debate importante entre los analistas internacionales: si Evergrande se puede convertir en el Lehman Brothers y generar ahora una crisis financiera como la que disparó en 2007 el banco estadounidense.

Es innegable que se pueden encontrar paralelismos, como que las dos crisis hayan tenido que ver con el sector inmobiliario (aunque uno por hipotecas riesgosas y el otro por una constructora en problemas), pero también hay grandes diferencias. La principal, que el gobierno de China tiene aún posibilidad de evitar que la crisis no salga del país e, incluso, que no contagie a la segunda economía.

Si hasta el momento la crisis de Evergrande deja una lección es la de la necesidad de supervisión de las empresas con un rápido crecimiento y un fuerte endeudamiento que las acaba convirtiendo en ‘too big to fail’. Esperemos que la crisis por el eslabón inmobiliario no se repita en esta ocasión.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes