close
close
Francisco Miranda Hamburger
brújula

El mapa del hambre

Lamentablemente Colombia integró el grupo de 24 países identificados en el mapamundi como regiones con inseguridad alimentaria aguda.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
enero 30 de 2022
2022-01-30 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

La semana pasada la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) publicó un informe sobre los “puntos críticos del hambre” en el planeta. Lamentablemente Colombia integró el grupo de 24 países identificados en el mapamundi como regiones con inseguridad alimentaria aguda.

Junto a Honduras y Haití, el país forma parte del “aporte” latinoamericano a esta geografía de las economías con altos riesgos de hambruna, dentro de las que están 16 naciones africanas, más Líbano, Siria, Afganistán, Yemen y Myanmar. Si bien Venezuela no está incluida en el listado por la ausencia de datos e información, los migrantes del vecino país son uno de los factores que la FAO identifica para sumar a Colombia a esta triste lista.

El reporte internacional alerta además las “muy altas limitaciones de acceso” a alimentos y a migrantes que sufre Colombia. Los desplazamientos internos, el retraso en la implementación del proceso de paz y el impacto de la pandemia complementan los riesgos y las razones por las que el país es considerado un potencial foco de hambre en el mundo.

Los efectos de la crisis económica en la inseguridad alimentaria no han sido negados ni ignorados por el Gobierno Nacional. Por ejemplo, la encuesta Pulso Social calcula en un 27 por ciento los hogares que solo consumen dos comidas diarias. En esa línea se implementaron subsidios y ayudas monetarias a millones de hogares para mitigar un poco el choque alimentario de la pandemia. Precisamente Planeación Nacional y Migración están encuestando a un millón de venezolanos migrantes para que reciban beneficios sociales del Estado.

Esta es una alerta de la FAO que se debe asumir en sus justas proporciones: sin minimizar su gravedad, reconocer lo que se está haciendo e identificar lo que falta y, en especial, las brechas y rezagos en regiones, poblaciones y género.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes