Francisco Miranda Hamburger
Brújula

El piloto de los ‘gastrobares’

La administración capitalina ha detectado que, en algunas zonas de la ciudad, estos establecimientos han incumplido las condiciones.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
febrero 25 de 2021
2021-02-25 07:16 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Han sido varios los días de protesta que el gremio de los bares, las discotecas y los llamados “gastrobares” han protagonizado contra la decisión de la Alcaldía de Bogotá de suspender sus actividades. Ante la imposibilidad de que la “rumba” operara por razones sanitarias, el Distrito permitió que estos establecimientos vendieran comida y alcohol, pero solo como acompañamiento.

Esta ventana abierta por el Distrito Capital incentivó costosas inversiones en muchos negocios nocturnos para brindar el servicio de comida y cumplir con los protocolos de bioseguridad.

No obstante, la administración capitalina ha detectado que, en algunas zonas de la ciudad, estos establecimientos han incumplido las condiciones y han promovido fiestas masivas, con los peligros sanitarios que eso implica. Al final, el Distrito y el gremio de bares, que agrupa unos 6.000 negocios y emplea más de 20 mil personas, llegaron a un acuerdo para la construcción de un piloto de reactivación para este sector.

No es tarea fácil para ambas partes el diseño de este piloto. El entretenimiento nocturno, la “rumba” tradicional, es una actividad de altísimo riesgo sanitario en estos tiempos de pandemia. Acierta la administración distrital en controlar los tiempos y las reglas de su reapertura y en vigilar las fiestas ilegales.

Sin embargo, no deben caer justos por pecadores. El control sobre los negocios que incumplen los acuerdos debe ser estricto y duros los castigos, pero a nivel individual y no como gremio.

Los bares y discotecas deben asimismo ceder en estos controles y aceptar la difícil realidad de que muchos negocios no aguanten las condiciones del piloto. A los clientes les queda la reflexión: ¿vale la pena el riesgo de contagio?

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes