Francisco Miranda Hamburger
Brújula

El reversazo de MinHacienda

Para los fondos privados el decreto habría autorizado una indeseable nacionalización de estos billonarios ahorros de los trabajadores.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
junio 04 de 2020
2020-06-04 09:04 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

La intención del gobierno Duque era clara: un borrador de decreto del Ministerio de Hacienda busca ordenar el traslado de los ahorros de aproximadamente 350 mil cotizantes, quienes estarían a unos 10 años o menos para pensionarse, de los fondos privados de pensiones a Colpensiones.

En plata blanca, esto se habría traducido en la entrada automática hoy de unos 30 billones de pesos a las arcas públicas a cambio de un incremento en el pasivo pensional de entre 50 y 60 billones de pesos en el largo plazo, de acuerdo al cálculo de expertos.

Las consecuencias tanto para los fondos privados como para el sistema público habrían sido muy perjudiciales. En el caso de Colpensiones, esta deuda billonaria habría generado una presión muy fuerte a su sostenibilidad futura y habría ido a la financiación de los abultados subsidios del Régimen de Prima Media, no precisamente destinados a los que más los requieren.

Para los fondos privados el decreto habría autorizado una indeseable nacionalización de estos billonarios ahorros de los trabajadores, con impacto en los mercados de capitales e incluso en la positiva percepción que hoy goza internacionalmente el manejo económico de Colombia.

A buena hora, el decreto fue echado para atrás por las autoridades económicas. No obstante, su sola concepción y consideración deja muchas más dudas que tranquilidad frente a la necesaria cabeza fría y ponderación con que el Ministerio de Hacienda debe liderar esa difícil tarea de conseguir los recursos fiscales para que el Estado haga frente a la pandemia.

Como lo afirmó una misiva de Asofondos, el gremio de los fondos de pensiones, “sería como adquirir una deuda por parte del Gobierno a una tasa de 10 por ciento Efectivo Anual, cuando hemos visto tasas mucho más bajas en las emisiones actuales”. La idea de este decreto constituye un craso error que ojalá genere internamente en el Gobierno más que un suave jalón de orejas.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes