close
close
Francisco Miranda Hamburger
Brújula

Embarazadas y sin clases

Entre 2019 y 2020 el embarazo de adolescentes bajó en el territorio nacional al pasar de 57,95 nacimientos por cada 1.000 jóvenes a 53,78.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 26 de 2021
2021-09-26 08:44 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El pasado viernes el Dane publicó su informe de Estadísticas Vitales, que incluye algunos indicadores como los de nacimientos y defunciones. Una de las gráficas del reporte llamó la atención al resaltar un preocupante impacto de la pandemia sobre las niñas menores de 14 años y entre 14 y 19 años. Se trata del aumento en los embarazos adolescentes en el segundo trimestre de este año en comparación con el mismo período de 2020.

Los nacimientos registrados en niñas menores de 14 años aumentaron un 22,2 por ciento y los de madres entre 14 y 19 años crecieron un 6,3 por ciento en ese período. Esto refleja una tendencia que alarma aún más si se tiene en cuenta que es contraria a lo registrado en el primer trimestre de 2021 cuando los nacimientos se redujeron 7,1 y 5,5 por ciento, respectivamente.

De hecho, de acuerdo a los datos que ha facilitado el Ministerio de Salud, entre 2019 y 2020 el embarazo de adolescentes entre 15 y 19 años bajó en el territorio nacional al pasar de 57,95 nacimientos por cada 1.000 jóvenes a 53,78.

Estos guarismos constituyen otra consecuencia más del largo cierre de colegios y escuelas públicas en Colombia. La clausura de las aulas y la enseñanza de tipo presencial termina por hacer mucho más difícil el acceso a métodos anticonceptivos para las adolescentes, mientras que el confinamiento en las casas aumenta la exposición a las niñas menores de 14 años y a las jóvenes entre 14 y 19 años a la violencia intrafamiliar y el abuso sexual.

Estas cifras son importantes llamados de alerta que no se pueden desconocer. En regiones del país como Caquetá, Putumayo Chocó, Magdalena, La Guajira, Cauca, entre otros, la tasa de fecundidad de las niñas se mantiene elevada y no se puede sumar al choque de pobreza de la pandemia el impacto sicológico y económico que significa para una niña tener un hijo. Todos los colegios deben abrir y no se pueden perder de vista estas peligrosas tendencias.

framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes