close
close
Francisco Miranda Hamburger
retrospectiva

Género y reactivación

Tanto el Gobierno como las empresas y los hogares deben encontrar mecanismos para una recuperación que no deje atrás a las mujeres.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 29 de 2021
2021-11-29 11:45 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Termina el 2021 con un ambiente de optimismo en el desempeño de la economía colombiana desde las proyecciones de crecimiento del PIB -que en algunos casos bordean los dos dígitos- hasta los niveles de confianza de los consumidores, los comerciantes y los empresarios. Este dinamismo ha generado mayores índices de actividad económica y en una senda positiva de reactivación, jalonada por la reapertura total, la vacunación masiva y el levantamiento de las restricciones sanitarias.

No obstante, a pesar de la mejora en muchos indicadores, persisten preocupaciones y alarmas sobre los impactos sociales de mediano plazo de la pandemia y la exacerbación de las inequidades, desatadas por la irrupción del coronavirus. Una de estas áreas de rezago a las que se debe prestar la máxima atención es la brecha de género. Que los confinamientos golpearon a las mujeres más que los hombres en múltiples frentes, incluyendo el laboral, es una de las consecuencias más evidentes de la pandemia tanto en Colombia como en el mundo.

Si bien la reapertura total de los sectores y el parcial retorno a la presencialidad escolar se han traducido en un mayor número de mujeres en el mercado laboral, la tasa de desempleo femenina en Colombia en septiembre pasado fue de un 16,4 por ciento, más de siete puntos porcentuales por encima de la masculina. De los 461 mil desempleados adicionales en el país en comparación con septiembre de 2019, más de 300 mil son mujeres.

Es innegable que la reactivación de sectores como el comercio, hoteles, restaurantes, turismo y entretenimiento ha estimulado más puestos de trabajo femenino, pero la brecha se mantiene. Otro frente de inequidad creciente es el del uso del tiempo. En la pandemia las mujeres aumentaron sus horas destinadas a trabajo no remunerado, según las encuestas del Dane, en comparación con los hombres, generando una ‘doble jornada’, pesada e inequitativa. El retorno acelerado a la presencialidad escolar es asimismo una medida que, junto a los beneficios para los niños, niñas y adolescentes, mitigará el rezago laboral y económico que aquejan a cientos de miles de mujeres colombianas.

La reactivación económica sigue requiriendo una faceta de equidad en su despliegue y evaluación. Tanto el Gobierno como las empresas y los hogares deben encontrar mecanismos para una recuperación que no deje atrás a las mujeres.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes