Francisco Miranda Hamburger
Brújula

La batalla es contra el descontento

El primer desafío del jefe de Estado y la primera línea de su administración es escuchar con atención esa molestia ciudadana.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 20 de 2019
2019-11-20 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Amanece Colombia hoy con gran expectativa y tensión social por la convocatoria a un paro nacional contra el gobierno de Iván Duque. Si bien las razones esgrimidas por las fuerzas políticas convocantes tenían, en principio, una fuerte carga económica, la coyuntura llevó a que la indignación social con la política de seguridad y el cumplimiento del Acuerdo de Paz ganaran un mayor peso.

Ante la baja favorabilidad del primer mandatario y del Gobierno –un 26 por ciento, de acuerdo a la más reciente encuesta Gallup–, la jornada de protestas estará más orientada a la expresión de ese descontento generalizado con la gestión gubernamental.

Es muy prematuro afirmar que las movilizaciones de hoy en el territorio nacional abrirán la puerta a una situación de crisis política similar a la que están atravesando naciones latinoamericanas como Chile. Lo cierto es que más allá del número de personas que hoy se unan a la protesta, sí existe un creciente descontento de una buena parte de la ciudadanía con el liderazgo y el estilo de gobierno del presidente Duque.

El primer desafío del jefe de Estado y la primera línea de su administración es escuchar con atención esa molestia ciudadana. Luego del gran esfuerzo del jefe de Estado en comunicar el listado de sus logros en las distintas áreas, quedó claro que lo que está haciendo falta en la Casa de Nariño es una narrativa más inspiradora. Una narrativa que ayude a los ciudadanos a identificar el rumbo y el destino final hacia dónde Duque quiere llevar a la sociedad colombiana.

Muchos elementos de esa narrativa están presentes en las políticas e iniciativas que ya despliega el Ejecutivo, pero desafortunadamente no se vislumbra un eje integrador.
El segundo reto tras el paro de hoy es la definición de mecanismos de diálogo social que le permitan al Gobierno detectar incluso giros para atender esa insatisfacción ciudadana. La batalla de Iván Duque no es hoy una de ideas, sino una batalla contra el descontento.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes