Francisco Miranda Hamburger
retrospectiva

La tributaria del coronavirus

En otras palabras, regresar a un estado similar a la pre-pandemia demandará la consecución de aproximadamente 20 billones de pesos para 2022.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
junio 26 de 2020
2020-06-26 09:29 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Ayer el Ministerio de Hacienda presentó el Marco Fiscal de Mediano Plazo para 2020. Este documento actualiza los principales indicadores macroeconómicos, las proyecciones de crecimiento y las metas fiscales, incluyendo ya los impactos de la pandemia del coronavirus.

Como era de esperarse, el choque generado por la covid-19 hundió la economía colombiana en el terreno negativo por primera vez en lo corrido de este siglo. Las proyecciones gubernamentales apuntan a un decrecimiento del 5,5 por ciento del PIB mientras que las del Fondo Monetario Internacional, publicadas ayer, llegan al 7,8 por ciento.

La recesión que trajo el coronavirus dispararía el déficit fiscal hasta el 8,2 por ciento del PIB en este año y 5,1 por ciento para 2021. La deuda bruta del Gobierno Nacional saltará este año del 50 por ciento del PIB al 65,9 por ciento.

La pandemia ya está generando este escenario de recesión económica, crecimiento de la deuda, disparad del déficit fiscal y reducción de los ingresos. Una vez hayan pasado los efectos de esta crisis, de acuerdo al Marco Fiscal de Mediano Plazo, para cumplir las metas de déficit de la Regla Fiscal el Gobierno necesitará “de una reforma fiscal de al menos 2 por ciento del PIB”.

En otras palabras, regresar a un estado similar a la pre-pandemia demandará la consecución de aproximadamente 20 billones de pesos para 2022.

Una reforma tributaria de esta magnitud no sería una misión fácil ya que implicaría pasar por el Congreso en un año preelectoral un recaudo equivalente a unas tres reformas.

Si bien el presidente Iván Duque ha dicho que es “absurdo hablar de impuestos” en medio de la pandemia, el año entrante le llegará la hora de decidir cómo recoge al menos una parte de semejante cráter fiscal.

Lo anterior si se cumplen las expectativas optimistas de un rebote en 2021 con un crecimiento de la economía del 6,6 por ciento. Aunque la incertidumbre sobre estas tendencias es alta, en lo que no cabe duda es que el Gobierno tiene un duro camino fiscal por delante.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes