Francisco Miranda Hamburger
Brújula

Las protestas frenaron a Chile

Los analistas económicos han expresado preocupación por los datos correspondientes al mes de noviembre.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
diciembre 03 de 2019
2019-12-03 09:59 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Ya empezaron a publicarse los datos oficiales del comportamiento de la economía chilena, después del arranque de las jornadas de protestas que ya llevan un mes y medio. El estallido social en el país austral generó en octubre una caída del 3,4 por ciento del PIB, en comparación con el mismo mes del año pasado.

En tan solo quince días –las manifestaciones comenzaron el 18 de octubre–, la economía de Chile se desplomó ante los graves episodios de violencia, la muerte de 23 ciudadanos, los destrozos a la infraestructura y la disrupción en la prestación de servicios básicos como el comercio, el transporte, la educación y los hoteles y restaurantes.

Los analistas económicos han expresado preocupación por los datos correspondientes al mes de noviembre, que Chile vivió íntegramente en medio de las protestas sociales. A la desaceleración se le suman una mayor devaluación de la moneda, un pico de inflación, caída en el recaudo fiscal y un hundimiento de la confianza de las empresas y las personas.

Si bien la situación en el país austral no es idéntica a la colombiana, los impactos en su economía ante el sostenimiento de las jornadas de protesta pueden dar luces sobre lo que podría suceder en nuestro país. Para los promotores del paro, y para muchos ciudadanos descontentos, hablar de las consecuencias económicas de las marchas, las manifestaciones y las expresiones de violencia es equivalente a deslegitimar la protesta o a respaldar al Gobierno.

Sin embargo, la realidad de la economía es tozuda: los impactos en varios sectores vulnerables como el comercio, el transporte público, los hoteles, entre otros, son reales, tangibles, golpean a personas de carne y hueso y a negocios grandes, medianos y pequeños.

Ojalá el diálogo entre los bloques políticos y sociales detrás del paro y el Gobierno rinda frutos pronto para así minimizar el golpe final a la economía, que viene a un buen ritmo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes