Francisco Miranda Hamburger
Brújula

Los cambios ministeriales

Las ventajas de este camino saltan a la vista: unidad ideológica y una férrea línea de defensa alrededor del mandatario.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 13 de 2019
2019-11-13 09:18 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Tras la crisis política generada por la caída del ministro de Defensa Guillermo Botero ad portas de una moción de censura en el Congreso, el presidente Iván Duque anunció dos cambios en su gabinete ministerial. Más que dos cambios, son un traslado y un ingreso.

El traslado es el de Carlos Holmes Trujillo que pasa de la Cancillería al ministerio de la Defensa. La nueva miembro del equipo presidencial es la exsenadora Claudia Blum, que remplaza a Trujillo como jefe de la diplomacia colombiana.

Dos lecturas, la política y la sectorial, se pueden hacer de esta minicrisis ministerial. Desde el punto de vista sectorial, el hoy excanciller Trujillo lleva su experiencia política a la estrategia de seguridad, al manejo de la Fuerza Pública y a la lucha contra el narcotráfico. Es urgente para la adminstración Duque la recuperación de la iniciativa en el frente de la seguridad y la de igual forma la confianza de la ciudadana en los operativos militares.

La lectura política está inevitablemente ligada a la gobernabilidad del Presidente a pocos días del paro nacional, convocado para dentro de una semana. El cambio de cartera de Carlos Holmes Trujillo y la llegada de Blum no se puede interpretar como un puente que la Casa de Nariño esté tendiendo a otras fuerzas políticas ya que ambos dirigentes vienen del bloque uribista, corazón de la administración.

De hecho, prácticamente todas las nuevas fichas que han recientemente entrado a reforzar la primera línea del Gobierno provienen del Centro Democrático. Ante el endurecimiento de la oposición y del entorno político, la estrategia de la Presidencia ha sido hasta ahora el reforzamiento interno desde el partido de gobierno.

Las ventajas de este camino saltan a la vista: unidad ideológica y una férrea línea de defensa alrededor del mandatario. ¿La mayor fragilidad de la estrategia? No aborda la creciente desconexión entre la cúpula del Ejecutivo y amplios sectores sociales y políticos.

framir@portafolio.co
​Twitter: @pachomiranda

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes