close
close
Francisco Miranda Hamburger
Brújula

Huecos en los buses

Las multimillonarias pérdidas de los sistemas de transporte se suman a la crisis financiera a la que la pandemia había hundido a la movilidad urbana.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
mayo 26 de 2021
2021-05-26 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Se ha convertido en una lamentable costumbre que las jornadas de protesta en Colombia desemboquen siempre en la destrucción de componentes de los sistemas de transporte urbano. El ataque vandálico a buses, estaciones y personal de estas redes urbanas de movilidad ya ni despierta el rechazo de los dirigentes opositores, ni de los jóvenes, ni de los gobiernos locales.

(Vea: El futuro de las ayudas / Opinión de Francisco Miranda Hamburger).

El paro nacional, que se acerca al primer mes de protestas y bloqueos, no ha sido la excepción a esas expresiones de violencia, inaceptables en cualquier otra sociedad. Tanto el MIO de Cali como el Transmilenio de Bogotá experimentaron nuevamente destrozos y daños en sus activos e infraestructura que hoy ascienden a más de 97 mil millones de pesos entre ambos sistemas. Todo el país pudo ver la triste imagen de un bus del MIO en llamas en los primeros días de las marchas.

(Las empresas en la crisis / Opinión de Francisco Miranda Hamburger).

Las multimillonarias pérdidas de los sistemas de transporte masivo, por las que nadie responde ni las autoridades buscan a los vándalos responsables, se suman a la crisis financiera a la que la pandemia había hundido a la movilidad urbana. Las medidas sanitarias para contrarrestar los contagios- que incluyen control de aforos, confinamientos y otras restricciones- han golpeado duramente las finanzas de los sistemas.

(Y el tercer pico sigue ahí / Opinión de Francisco Miranda Hamburger).

De acuerdo con Simus, Asociación Latinoamericana de Sistemas de Transporte, el déficit en 2020 llegó a los 2 billones de pesos y en este año podría registrar los 2,3 billones. El plan de rescate, incluido en la hundida reforma tributaria, no tiene hoy un futuro claro. A las dificultades pre-pandemia se suman el impacto de la crisis y los destrozos del paro. Es momento de proteger los buses del vandalismo y tapar en alguna proporción sus huecos.

(Retos del nuevo equipo / Opinión de Francisco Miranda Hamburger).

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
Director de Portafolio
En Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes