Francisco Miranda Hamburger
brújula

Más bancarización en pandemia

La clave ahora está en lograr, con una recuperación con equidad, que estos ingresos no caigan tanto.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
agosto 18 de 2020
2020-08-18 09:59 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

No es fácil encontrar un aspecto favorable al desastroso impacto económico de la pandemia del coronavirus. A la dolorosa pérdida de las vidas de 15.619 colombianos hasta ayer se suma el desplome más grave registrado de la economía colombiana en muchas décadas.

No obstante, las medidas sanitarias y de distanciamiento social, producto de la lucha contra la covid-19, han catalizado y acelerado varios procesos de transformación digital que ya venían en marcha en la sociedad colombiana. Uno de ellos es la inclusión financiera, y en específico la bancarización.

De acuerdo con cifras de Asobancaria, en los meses de la emergencia económica desatada por la pandemia aproximadamente 1,5 millones de personas se han incorporado a canales financieros. Estos datos no solo implican el cumplimiento de la meta del Plan Nacional de Desarrollo del Gobierno sino que la tasa de inclusión llega al 85,6 por ciento de adultos bancarizados en Colombia.

La transformación digital del sector bancario ha sido evidente en estos meses de crisis. Mientras que el año pasado el canal de la banca móvil respondía por el 6 por ciento de las operaciones monetarias, a raíz de la pandemia esta proporción se elevó al 20 por ciento.

Varios canales como los cajeros automáticos, las transacciones en oficinas físicas y los datáfonos cedieron participación a la banca por internet, la móvil y los corresponsales bancarios. Estas caídas no sorprenden ante las cuarentenas, los encierros y el impulso de los programas de ayuda del Gobierno Nacional y ciudades como Bogotá. La bancarización es una buena noticia ya que mayores niveles de inclusión financiera, en especial de las poblaciones pobres, ayuda a combatir la usura y el ‘gota a gota’ así como genera educación financiera de mejor calidad y acceso formal al crédito. En otras palabras, el coronavirus adelantó en dos años la meta gubernamental en estos temas. La clave ahora está en lograr, con una recuperación con equidad, que estos ingresos no caigan tanto.

framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes