Francisco Miranda Hamburger
brújula

Más trabajo, peores condiciones

Es urgente avanzar en la legislación que regularice el trabajo en casa para definir las fronteras entre la vida del hogar y la actividad laboral.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
octubre 15 de 2020
2020-10-15 09:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Ante el escenario de la pérdida de entre 2,6 y 4 millones de puestos de trabajo, de acuerdo con los informes del Dane, el hecho de haber conservado el empleo en medio de la pandemia podría considerarse afortunado.

No obstante, la crisis económica desatada por el coronavirus también golpea a quienes hoy cuentan con un trabajo o lo acaban de conseguir. Distintas situaciones generadas por las cuarentenas y las medidas de distanciamiento social han terminado por deteriorar las condiciones laborales de cientos de miles trabajadores en Colombia.

Informes del Dane y encuestas de la Andi y del Ministerio de Trabajo confirman lo que los colombianos experimentan en su vida cotidiana: reducciones en los salarios, contratos suspendidos, jornadas de trabajo más largas y aumento en los gastos del hogar.

Por ejemplo, el 41 por ciento de los colombianos afirma haber visto reducidos sus ingresos y su actividad económica mientras que más del 53 por ciento de los hombres y el 61 por ciento de las mujeres afirman trabajar más de ocho horas diarias.

Hay que decir que el uso de alternativas como la suspensión de contratos y las vacaciones se ajustan a la ley y ayudan a los empleadores a gestionar el impacto de la crisis sin recurrir al despido o a la eliminación del puesto de trabajo.

No obstante, estos recursos se están agotando: entre abril y mayo 4,2 millones de empleados pidieron vacaciones mientras que en julio este registro apenas superó el medio millón.

Si bien la disparada del desempleo es una de las secuelas más graves de la pandemia, no se puede olvidar el deterioro de las condiciones laborales de quienes conservan sus puestos de trabajo. Es urgente avanzar más rápido en la legislación que regularice el trabajo en casa para definir con claridad las fronteras entre la vida del hogar y la actividad laboral.

Sin quitar la mira de la urgencia de crear nuevos empleos, los impactos a los actuales trabajadores merecen asimismo atención.

framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes