Francisco Miranda Hamburger
brújula

Regular apps de movilidad es posible

Las normas también pueden quitar algunos atractivos del servicio desde el punto de vista de los usuarios.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
enero 15 de 2020
2020-01-15 09:20 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

En medio del intenso debate sobre el anuncio de Uber de salir del país y la respuesta del Gobierno, pasó casi desapercibida la noticia de la autorización del primer operador de patinetas eléctricas en Bogotá. Se trata de Voom, una aplicación que ha recibido del Distrito la luz verde oficial para la actividad de alquiler de estos vehículos. Esta decisión se hace pública días después de que otra aplicación, Lime, reveló que suspendería sus actividades en la ciudad.

De hecho, la autorización a Voom es el resultado de un proceso donde el gobierno capitalino publicó los requisitos que debían cumplir seis operadores interesados en prestar este servicio. Estos requerimientos del Distrito incluían el pago de unos recursos, un plan estratégico de seguridad vial, la adquisición de unos seguros y el cumplimiento de normas para la protección del espacio público, entre otros.

La autorización a Voom como primer operador de patinetas eléctricas ratifica la regulación como el mejor camino para incorporar de manera legal y ordenada a nuevos actores de movilidad. Asimismo confirma que regular aplicaciones de movilidad no solo es posible sino deseable.

Obviamente la regulación de estas nuevas modalidades de servicio que usan plataformas tecnológicas es un ejercicio en el cual tanto el Estado como las empresas y los usuarios deben aprender y corregir. Al Estado se le puede ir la mano en los requisitos mientras que los operadores pueden sentir que el modelo de negocios se descarrila con las regulaciones. Las normas también pueden quitar algunos atractivos del servicio desde el punto de vista de los usuarios.

Es claro que regular un servicio de patinetas no cuenta con la complejidad y la sensibilidad de las plataformas de transporte público individual como Uber. No obstante, los beneficios de transitar una ruta de regulación están ahí. El Estado sigue con el dilema: “taxificar” a Uber o “uberificar” a los taxis tradicionales.

framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes