Francisco Miranda Hamburger
Brújula

Regular la economía colaborativa

Cuando no se atienden estos vacíos regulatorios, las leyes terminan castigando a los disruptores que traen beneficios múltiples a los usuarios.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
diciembre 22 de 2019
2019-12-22 05:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El pasado viernes la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) ordenó el cese de la prestación del servicio de transporte de Uber. El ente de vigilancia encontró que la aplicación de movilidad había incurrido en actos de competencia desleal en contra de una empresa de taxis al prestar irregularmente el servicio de transporte público individual.

Si bien esta decisión de la SIC puede apelarse ante el Tribunal Superior de Bogotá, ratifica por enésima vez la imperiosa necesidad de que el Estado regule a Uber y a las demás plataformas tecnológicas de transporte. Por varios años la operación de Uber y otras aplicaciones similares es considerada ilegal y, a pesar de ello, millones de usuarios toman sus servicios diariamente.

Por ejemplo, la más reciente encuesta de movilidad de Bogotá estima en unos 800 mil los viajes diarios que los capitalinos y habitantes de 18 municipios aledaños realizan por medio de estas plataformas tecnológicas.

Tanto el pasado gobierno como la actual administración no han tomado las cartas necesarias en este asunto para regular de una vez por todas estas aplicaciones de movilidad. De ese vacío regulatorio se generan este tipo de demandas que definió la SIC.

De hecho, más allá de la definición final de esta demanda en particular, la reflexión debe girar en torno a la urgente necesidad de regulación que hoy aqueja a varios sectores de la llamada economía colaborativa.

No se pueden dejar consolidar precedentes en los que actores económicos tradicionales puedan mediante demandas u otras herramientas legales “apagar” las aplicaciones que han entrado a sus sectores. Cuando no se atienden estos vacíos regulatorios, las leyes terminan castigando a los disruptores que traen beneficios múltiples a los usuarios.

El gobierno Duque se ha comprometido con una agenda de transformación digital con varios logros importantes. Asimismo ha estimulado el fortalecimiento de las industrias creativas, algunas de ellas digitales. Es hora de evaluar sector por sector y discutir las regulaciones para las plataformas tecnológicas.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes