close
close
Francisco Miranda Hamburger
Brújula

Rezagos de vandalismo

Quemar buses o destruir propiedad privada y pública dejaron de ser expresiones de protesta para convertirse en acciones que claman por autoridad.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
agosto 10 de 2021
2021-08-09 10:41 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Este lunes, el gerente de TransMilenio de Bogotá denunció la quema de un bus de servicio zonal con pasajeros por unos encapuchados frente al humedal de Juan Amarillo en medio de un desalojo de un campamento ilegal. El vehículo de transporte público había iniciado operaciones el pasado 7 de agosto, pertenecía a la flota a gas del sistema y atendía una ruta con más de 4 mil beneficiarios en ese barrio.

Este es otro más en la serie de hechos vandálicos que han empezado a caracterizar el diario vivir de la capital de la República tras las protestas del paro nacional. Luego del levantamiento de esos 50 días de manifestaciones, quedaron en Bogotá y otras capitales como Cali, pequeños reductos alrededor de plazas, portales y espacios públicos que continúan alterando la movilidad urbana, montando bloqueos ilegales y, de acuerdo con denuncias de las autoridades, cometiendo varios delitos.

Es evidente que la apuesta de estos grupos es tanto mantener ese tipo de “vandalismo” de baja intensidad como convencer a las autoridades de algún tipo de reconocimiento político. Pese a los contundentes rechazos del gobierno capitalino a estos hechos de destrucción, en materia política el Distrito se debate y vacila ante la eventual vocería política de esas organizaciones surgidas del paro nacional.

Miles de bogotanos merecen que se ponga fin a la zozobra que generan las, al parecer imparables, acciones vandálicas que vienen azotando distintos puntos de la ciudad. Hace mucho tiempo que la quema de buses, la destrucción de propiedad privada y pública, los desmanes en el estadio contra familias, las extorsiones, cobros y bloqueos ilegales dejaron de ser expresiones de protesta para convertirse en acciones delictivas que claman por autoridad.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes