Francisco Miranda Hamburger
Columnista

Tentación proteccionista

No hay que perder de vista que hay una delgada línea entre el impulso local y caer en la tentación proteccionista.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 29 de 2020
2020-11-29 06:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

En una reciente entrevista publicada en estas páginas, el encargado del área comercial en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) afirmó que una de las mayores amenazas que tiene América Latina ante sí es la tentación de caer en el proteccionismo.

Un momento de crisis como el actual, con la severidad que está teniendo el impacto en las economías de la región, y además al sumarle otros componentes únicos como el temor a un desabastecimiento de productos sanitarios al venderlos al exterior, el golpe que la pandemia ha supuesto para la globalización y la situación particular que atraviesa el comercio en los últimos tiempos, tiene el poder de crear el caldo de cultivo perfecto para el nacimiento de narrativas proteccionistas.

Y esta amenaza cobra si quiera una mayor importancia en una región como Latinoamérica y un país como Colombia, históricamente proteccionistas. En el recuerdo reciente queda el libro que publicó el Banco de la República en el que la principal conclusión era que “se puede afirmar que la economía está menos liberalizada hoy que en 1991”.

Es cierto que tanto Colombia como Latinoamérica han avanzado en los últimos años en una agenda de apertura comercial en la que los TLC han sido uno de los principales instrumentos. Tanto así que el país cuenta con 16 de estos acuerdos vigentes y la región suma hasta 33 mecanismos de integración.

No obstante, Colombia no logra dejar atrás su déficit y su dependencia a una canasta primaria, y Latinoamérica, lejos de incrementar su comercio intrarregional, ve como desciende hasta poco más del 12% del total de sus exportaciones, frente al 65% de la UE.

Esto no quiere decir que los programas de impulso a la industria nacional y las campañas de compra ‘Made in Colombia’ no ofrezcan beneficios, perono hay que perder de vista que hay una delgada línea entre el impulso local y caer en la tentación proteccionista.

Una de las lecciones de la pandemia debería ser la contraria: aprovechar la crisis para avanzar en los problemas estructurales que impiden que la región compita en el mundo.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes