Francisco Miranda Hamburger
brújula

‘To Brexit or not To Brexit’

Reino Unido vota para tratar de pasar la página de un Brexit. Pero sin una mayoría amplia, así gane Boris Johnson, el drama continúa.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
diciembre 11 de 2019
2019-12-11 08:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Este jueves regresa el Reino Unido a las urnas por tercera vez en cuatro años para tratar de definir el futuro del Brexit, el proceso de su salida de la Unión Europea. Desde que el 23 de junio de 2016 los británicos decidieron por una marginal mayoría del 51,89 por ciento de los votos abandonar el bloque europeo, este tema le ha costado el puesto a dos primeros ministros –David Cameron y Theresa May– y ha monopolizado la política de ese país.

Las elecciones generales –que escogen los 650 miembros de la Cámara de los Comunes– han girado asimismo en torno al Brexit. La competencia real por la mayoría parlamentaria de 326 escaños está entre el gobierno actual, encabezado por el primer ministro conservador, Boris Johnson, y la oposición laborista liderada por Jeremy Corbyn.

Tanto Johnson como Corbyn cuentan con altos niveles de desconfianza dentro de la población. Este rechazo ha marcado la contienda: mientras a Johnson lo acusan de ser un populista responsable de haber ganado el Brexit a punta de mentiras, Corbyn es visto como un radical de izquierda.

Las encuestas muestran que los conservadores podrían alcanzar una mayoría con un margen pequeño, garantizando la continuidad del primer ministro Boris Johnson en el 10 de Downing Street. No obstante, esta mayoría ligera no liberaría a Johnson del bloque más duro de su partido que promueve la salida inmediata de la Unión Europa, sin importar si hay un acuerdo comercial o no. Esta opción radical hundiría la economía británica.

Johnson ha prometido un Brexit rápido, con un tratado comercial con Europa, estilo Canadá, que protegería a las empresas del Reino Unido de las consecuencias de una salida abrupta. El primer ministro ha anunciado que para diciembre de 2020 habría solventado este dilema. “Resolver Brexit”, como dice su eslogan de campaña, recoge el sentimiento de muchos británicos de pasar la página. Sin embargo, los expertos en acuerdos comerciales no ven esa fecha factible.

Reino Unido vota para tratar de pasar la página de un Brexit. Pero sin una mayoría amplia, así gane Boris Johnson, el drama continúa.

framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes