Francisco Montes

Alarmas en el sector inmobiliario

Francisco Montes
POR:
Francisco Montes
noviembre 30 de 2011
2011-11-30 02:04 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4aa125444d.png

 

Llama la atención que en estos momentos el Banco de la República esté activando alarmas por los precios que hay en el sector inmobiliario. Desde el año 2003 el índice de precios de la vivienda nueva viene en crecimiento.

Según el Banco, el índice de precios de vivienda nueva real presenta una tendencia creciente.

Ello nos muestra que está por encima de los niveles de inflación de la economía. Esto es una señal de burbuja inmobiliaria.

La deuda hipotecaria relativa al índice de precios de vivienda nueva sigue aumentando, es decir, el índice de endeudamiento es superior a los precios, por lo que en cierta forma el valor de la vivienda es menor y sus dueños pierden valor en el activo.

Asimismo, la relación entre el precio de la vivienda y el índice de la cartera vencida presentan una tendencia creciente con respecto al precio de los arriendos. Ocurre lo mismo con el precio de la vivienda usada.

Esto también lo podemos considerar como señales de una burbuja inmobiliaria toda vez que los precios de los arriendos no van con la misma aceleración con respecto a los de compra de vivienda y la deuda.

El banco central ha sido muy reiterativo en que su principal responsabilidad es el control de la inflación.

Dada esta posición, estaría dentro del resorte del Banco el control de todos los precios de la economía, no sólo el del dinero.

El Banco lanza la noticia de una posible burbuja.

La decisión de informar esto debe ser porque efectivamente algunos miembros asumieron el asunto toda vez que no tienen otra salida.

Para los responsables en el Banco del tema lo mejor es lanzar la bomba y después decir que ellos lo advirtieron y no se tomaron las medidas.

El sector inmobiliario en Bogotá es una rueda suelta. Hay mucha especulación y negocios asimétricos.

La oferta es manejada con el bolsillo de unos pocos.

Por su lado, la demanda queda sujeta a créditos que están soportados por tasas de interés que están muy lejos de una necesidad social, pero sí están muy de la mano de los retornos financieros.

Definir como indicador el nivel de demanda, considerándose bajo, para decir que no hay burbuja inmobiliaria, es un criterio corto.

Algunos piensan que el hecho de no existir excesos de demanda es una señal tranquilizante.

¿Qué exceso de demanda puede existir si es que no hay el poder de compra dado que los precios están por la nubes?

Camacol, Asobancaria y la Superfinanciera, ¿qué opinan? A mi modo de ver, tienen mucha responsabilidad en la burbuja que se está formando. ¿Dónde está la regulación del sector?.

La crisis en EE. UU. fue por falta de regulación. ¿Qué esperamos para regular, como debe ser, este sector en Colombia?

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes