Francisco Montes

Reforma pensional

Prácticamente sólo hay borradores. Es de tener en cuenta que la reforma del sistema de pensiones está limitada a la Reforma Tributaria.

Francisco Montes
POR:
Francisco Montes
junio 05 de 2012
2012-06-05 01:53 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4aa125444d.png

La edad de jubilación es definitiva en estas discusiones de la reforma pensional. Asimismo, los aportantes y los que realmente se quieren beneficiar con una pensión es otro de los temas polémicos que se deben analizar. También lo son los niveles de rentabilidad de los fondos.

No obstante, la existencia de elementos propios a las pensiones se ha mencionado la necesidad de ajustar primero los recaudos por tributos como un mecanismo para respaldar el déficit en recursos para cubrir las pensiones. El cuestionamiento que debemos hacernos es el por qué se ha generado el déficit.

Extender la edad de jubilación es totalmente ilógico, puesto que las empresas difícilmente incluyen en su nómina trabajadores con edad superior a los 45 años. Así las cosas, ¿cómo contribuirán al régimen pensional los que no tengan trabajo, pero aún no han cumplido con la edad de jubilación?

En estadísticas de la Superfinanciera, las personas afiliadas al sistema de pensiones obligatorias y reportadas desde 1994, se puede observar que se ha reducido. De igual manera, al revisar los pensionados por vejez y el promedio mensual que se le paga, tristemente se podrá evidenciar que también disminuyó. En términos reales, el poder adquisitivo de los pensionados y por ende el bienestar, ha disminuido.

Al analizar las estadísticas, encuentro que los montos mensuales que se asignan a los pensionados por vejez y la cantidad de afiliados ingresados al sistema de pensiones obligatorias no tienen un efecto significativo como para contribuir al aumento del número de pensionados por vejez. Ello nos dice que puede existir poco incentivo para pensionarse dado que los pagos mensuales para un pensionado por vejez no estimulan a una persona para estar en el sistema, toda vez que las asignaciones individuales no son halagadoras para mantener el nivel de consumo que se tuvo durante la vida laboral.

Con respecto a las rentabilidades de los fondos, la noticia tampoco es buena. En 1994 se mantenían en promedio en un 25 por ciento efectivo anual. Hoy se encuentran de la mano con las variaciones del costo de vida. En este sentido, el dinero de los fondos pierde poder adquisitivo con respecto a las tasas de consumo lo que afecta el bienestar de los pensionados.

El panorama impulsa al Gobierno a buscar recursos vía impuestos, ya que por rentabilidades de los fondos y estímulos que impulsen el número de afiliados que contribuyan al aumento de los recursos, es poco viable. Es pertinente formular la siguiente hipótesis: los afiliados a los fondos de pensiones y las contribuciones han disminuido porque hay activos sustitutos que le garantizan de manera más segura una pensión, con menos riesgos y mejor rentabilidad a muchos ciudadanos.

FRANCISCO MONTES
ANALISTA
fjmontes4@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado