Gabriel Rosas Vega

Desarrollo agrícola y rural

Gabriel Rosas Vega
POR:
Gabriel Rosas Vega
marzo 29 de 2012
2012-03-29 04:17 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c621f67a133.png

Antes de cualquier comentario, debe quedar claro que desarrollo agrícola no es lo mismo que desarrollo rural.

La nueva visión de lo rural no va de lo atrasado a lo moderno, de lo rural a lo urbano, de lo agrícola a lo industrial.

Si bien la agricultura es factor clave y principal de lo rural, este trasciende lo agrario.

En el medio rural se llevan a cabo, además de las actividades propiamente agropecuarias, actividades artesanales, forestales, industriales, agroindustriales y de turismo. Por tal razón, los programas y proyectos de desarrollo rural no pueden ser solo agropecuarios, sino que deben involucrar todas las entidades rurales.

Puestas las cosas en ese contexto y empeñado, como está el gobierno, en sacar adelante una legislación que le dé el marco de referencia indispensable a la política rural, acudí gustoso a un foro programado por el Instituto de Ciencia Política y Semana para analizarla.

De lo dicho por el Ministro, llamó mi atención el tema relacionado con la institucionalidad y las dificultades que, por obra de la bomba que en su opinión le pusieron a la estructura existente, puedan causarse.

Empero, no es solo ese aspecto el que reclama atención; también debe tenerse bien presente que con los cambios en las políticas y el entorno, es preciso identificar los papeles que ahora cumplen el Estado y el mercado, pues en Colombia con las modificaciones introducidas, se alteraron los papeles tradicionales.

Con conocimiento de causa puedo decir que lo fundamental de la estructura institucional del ministerio de Agricultura viene de las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado. Por supuesto, desde aquella época hasta ahora ha cambiado tanto el objetivo del Ministerio como sus funciones.

Como quiera que la inteligencia de las organizaciones reside en la capacidad de adaptar sus formas para dar respuesta a los nuevos desafíos, no deber haber discusión acerca de la necesidad de revisar la estructura organizacional de la Entidad, con el fin de adelantar un proceso de adaptación que facilite su accionar.

La misión del actual ministerio de Agricultura es apoyar el desarrollo del sector agropecuario, de modo tal que éste tenga un desempeño eficiente y competitivo, acorde con las dinámicas de desarrollo sustentables en el largo plazo, desde un punto de vista económico, social y ambiental.

Tras esta misión, debe realizar de forma adecuada una doble función; por una parte, debe jugar un papel activo en la organización de acciones de fomento económico y de desarrollo agropecuario, tendientes a mejorar la competitividad de las explotaciones, pues el desarrollo agrícola es condición necesaria del rural. Por otra, por su ubicación funcional dentro del aparato del Estado y la inserción territorial de sus servicios, la entidad también debe coordinar, promover y catalizar, y, en ciertos casos, ejecutar iniciativas de desarrollo rural.

Siendo objetivos, se puede afirmar que las políticas vinculadas al desarrollo agropecuario tienen un grado razonable de avance y consolidación.
No obstante, al analizar el papel que cumplen y deben cumplir en materia de desarrollo rural, el problema se torna más complejo, en razón del carácter multidimensional de este proceso y la intervención de un considerable número de actores privados y públicos, muchos de los cuales se sitúan más allá del ámbito de su competencia. Desafortunadamente el tema institucional no aparece por parte alguna en el proyecto de ley.

Gabriel Rosas Vega

Exministro de Agricultura

rosgo12@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes