Gabriel Rosas Vega

Un peculiar estímulo

Gabriel Rosas Vega
POR:
Gabriel Rosas Vega
julio 17 de 2008
2008-07-17 12:35 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c621f67a133.png

Gracias a la lectura de la nota que escribí la semana pasada, un buen amigo, muy bien enterado del acontecer argentino, se tomó el trabajo, no solo de estimular mi ego, anotándome que estaba de acuerdo con el contenido, sino de complementar la información sobre la cuestión de los 'derechos de exportación' -así se denominan las retenciones. Como no puedo desaprovechar la oportunidad que brinda la interesante información, me sirvo de los apuntes del buen amigo para tratar de darle más cuerda al asunto.

A manera de introducción, el ocasional corresponsal señala que las retenciones o 'derechos de exportación' arrancan en 0,20 centavos de dólar y van subiendo conforme sube el precio internacional del producto que se trate. En una tabla para 4 productos: soya, maíz, trigo y girasol, se ve claramente la forma como a medida que el precio del bien va ascendiendo, la retención hace otro tanto, hasta llegar, en el caso de la soya y del maíz, a cerca de 0,60 centavos por dólar. Difícil esquivar la acusación de que la medida es confiscatoria, pues como lo sostienen los tributaristas, la exacción es algo así como fijarle una tarifa al impuesto de renta del 70 por ciento, aproximadamente, para los eficientes, pues los demás pierden dinero.

Empero, eso no es todo. El meollo del problema está en que, de una parte, gracias a las mayorías que tiene el Gobierno en el Congreso, lo más probable es que el proyecto sea aprobado; y, de otra, que los recursos adicionales vayan a parar a la Secretaría de Protección y Bienestar Social, que por lo pronto cuenta con cerca de US$3.500 millones al año, para gastarlos en forma discrecional.
Ese dinero -cabe la observación- está por fuera de la liquidación de las transferencias, cuando todas las retenciones deben entrar al fisco. Ahora habrá más plata y la hermana del ex presidente, Alicia Kirchner, quien es la cabeza de la entidad, podrá adelantar su gestión con bastante holgura. Eso sí es eficiencia y buena administración, que se repite una y otra vez, porque, recuerdo ahora, en la época del presidente Alfonsín, funcionó una figura perecida a la actual.

Como los argumentos de la otra parte hay que conocerlos, para ilustrar a los amables lectores sobre la forma como la administración ambienta su propuesta, unas cuantas referencias a lo que podría llamarse la exposición de motivos, pueden resultar ilustrativas.

En primer lugar, -dice- la nueva medida, mantiene las motivaciones y principios rectores de la Resolución 125 de marzo de 2008 (de derechos móviles a las exportaciones de cereales y oleaginosas), a saber:

- Desacoplar los precios internos de los alimentos de los precios internacionales en un contexto de inflación mundial.

- Incentivar la producción de cereales (trigo y maíz), que son insumos básicos de la cadena agroalimentaria del país.

- Mejorar la distribución del ingreso en Argentina.
Para estos efectos, introduce las siguientes innovaciones:

- Reduce los derechos de exportación aplicables a los distintos cultivos en los tramos superiores de precios internacionales. (La reducción es 5,3 para el trigo y 5,8 para la soya, por ejemplo).

- Simplifica el método de cálculo. Al reducir los derechos de exportación aplicables en los tramos superiores de precios internacionales, la nueva resolución salda la discusión acerca de la supuesta existencia de un precio máximo a percibir por el productor, advierte con desenfado el Gobierno. Pero además, según su punto vista, desacoplar precios internos e internacionales de cereales y oleaginosas para acotar el impacto de la inflación externa sobre los precios internos de productos alimenticios, y asegurar el abastecimiento doméstico de dichos productos a precios acordes al poder adquisitivo de la población, es lo más indicado. Un buen caso de teoría económica moderna.

rosgo12@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado