Gabriel Vallejo Lopez
columnista

Los valores de la alta dirección

Por una preconcepción histórica soy reacio a los planes hoteleros todo incluido.

Gabriel Vallejo Lopez
POR:
Gabriel Vallejo Lopez
septiembre 27 de 2018
2018-09-27 09:21 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7d3cbe748a.png

Por una preconcepción histórica soy reacio a los planes hoteleros todo incluido. Sin argumento alguno de fondo y pese a que en Colombia hay una exitosa y gran empresa que los ofrece.

Por coyuntura y casualidad, terminé en uno de ellos. ¡Oh sorpresa!, experiencia única y diferente. El Xcaret –origen maya/azteca– ubicado en Cancún (México, en el estado de Quintana Roo), en un contexto de manejo y cuidado del medioambiente, admirables.

La promesa básica no solo se cumplió, sino que sobrepasó las expectativas en servicio y comodidad en todo el sentido de la palabra. Si desea vivir una experiencia única en familia o en pareja, ese es el lugar. El hotel está dividido en cinco bloques que corresponden al tipo de gusto que para su elección tengan los huéspedes sin importar su lugar de origen: agua, viento, fuego, espiral y tierra. Rodeados de azul marino y verde esperanza.

Nueve restaurantes de primerísima línea en los que se encuentra mucho más que alimentos y bebidas en abundancia. Allí reposan los mejores platos que se puedan encontrar en el mercado hotelero. Por supuesto, todo incluido. Y para acompañarlos, marcas del mundo entero en todas las variedades de licores fuertes, suaves, vinos, cervezas, tequilas, vodkas, agua… Solo hay un restaurante, el HA, donde es necesario reservar y el único chef de México con una estrella Michelin. Un sueño. Es real.

La decoración y el diseño de sus 900 habitaciones, son punto aparte. Los pioneros de la idea lograron integrar la magia de la naturaleza con los emblemáticos parques temáticos naturales Xcaret, Xplora Xenha y Xenses, con personalidad única y lo que denominan ‘Experiencia Xcaret’. Una oferta integral del todo incluido: océano impecable y clima perfecto.

Mil 700 hombres y mujeres con altísima preparación y profesionalismo, que de inmediato hacen sentir a quien llega mejor que en su propio hogar, por el trato que recibe. ¿Cómo entender la magia del lugar, sus peculiaridades? En el cerebro del fundador del hotel y creador de los parques y su hijo. Tienen el don de la sensibilidad por los detalles, por su región, por el país y lo más importante, por su gente. Crearon una cultura de respeto y amor por lo que se tiene y de apoyo a las comunidades vecinas, sus proveedores.

Le pregunté al gerente por la forma como ha desarrollado crecimiento y éxito a seis meses de su apertura (diciembre del 2017). "Simple –responde–, he entrevistado para el cargo de chef a los mejores candidatos; a todos les preguntaba qué era lo más importante para cada uno en su vida. Casi todos coincidieron: que sabían a qué horas entraban a laborar, pero no a qué horas salían”. Me quedé con el que se salió del molde; me dijo que el trabajo es muy importante en su vida, no obstante que la prioridad es su familia. Sueña con llegar a dormir a sus hijos y compartir con su esposa.

He ahí, parte de la explicación al por qué de la magia. Entonces, comprendí cómo los valores de la alta dirección son fiel reflejo de lo que se vive en ese lugar único y paradisiaco en América Latina.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado