Germán Umaña Mendoza
columnista

Alma joven, país con futuro

Presidente Duque: usted ganó las elecciones. El mandato de los colombianos fue el de gobernar para todos, no para unas minorías. 

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
noviembre 27 de 2019
2019-11-27 09:33 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Miles de colombianos que en las calles nos muestran las angustias de sectores sociales que se sienten excluidos o ninguneados por la aplicación de las políticas gubernamentales y, en donde confluyen tanto víctimas olvidadas de nuestra violencia fratricida, como estudiantes, trabajadores, maestros, artistas, intelectuales y hasta algunos empresarios, quienes nos hacen partícipes del clamor que exige cumplimiento del acuerdo de paz, el cese de la violencia y, un nunca más, al asesinato de líderes sociales, militares, reinsertados o las víctimas de falsos positivos.

Una negativa a la violencia producto del narcotráfico, de las organizaciones parapolíticas regionales, de las mal denominadas disidencias de la guerrilla, un repudio a los vejámenes en contra de las mujeres, los niños o la vejez. Por si no nos hemos dado cuenta, ese es el sentido de las protestas. Sin paz no hay futuro. Si ustedes, los que no tienen en su ADN nada distinto de la guerra no lo entienden, por lo menos cállense y dejen en paz a las nuevas generaciones. Los que tanto promueven la guerra y la destrucción de los avances de los acuerdos, se encuentran generalmente amparados en sus hogares, encendiendo el país en cocteles, en las redes o en reuniones de los que detentan el poder y que no se encuentran dispuestos a ceder ante nada ni ante nadie. Sus privilegios se encuentran por encima de la paz social.

Desafortunadamente para ellos, la sociedad y, especialmente los jóvenes, aprendieron en el corto espacio en que vislumbraron la paz, cómo es posible construir un país diferente al que conocieron sus padres y sus abuelos, en el que respete el derecho a la educación como una obligación de la sociedad en su conjunto. No hay misterio: una sociedad educada es menos injusta y menos violenta.

Y, también entienden que tienen el derecho a forjar su futuro generando el desarrollo y la sostenibilidad en su entorno. Por eso en sus peticiones se encuentra el necesario equilibrio entre crecimiento y el respeto al medio ambiente, así como la esperanza de crear riqueza para a su vez incentivar la demanda interna con la incorporación de miles y millones de colombianos a la estructura productiva y al desarrollo de la sociedad.

Los adultos y la vejez exigen tan solo una vida digna, no más impuestos, no más explotación, ni desprecio. El país les debe el haber sobrevivido en medio de la tormenta. Inclusive en esa franja de la población cada vez son menores los odios y mayor el espíritu de reconciliación, de justicia, de buscar verdad y ejercer la reparación. La agenda hacia el futuro es clara: paz con justicia social, desarrollo y sostenibilidad para el crecimiento, disminución de la desigualdad y la sostenibilidad, educación y más educación, incorporación de progreso técnico, respeto por los derechos fundamentales.

Llamen a esta agenda urgente: conversación, diálogos o negociación, la realidad no da espera. No hay una hoja de ruta alternativa. Presidente Duque: usted ganó las elecciones. El mandato de los colombianos fue el de gobernar para todos, no para unas minorías. Además, estoy seguro, es usted como muchos de nosotros: un alma joven que no será prisionero de las almas viejas.

Germán Umaña Mendoza
Profesor.
germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes