Germán Umaña Mendoza
columnista

Aumentan los ingresos

La situación para el gobierno del presidente Duque será positiva, puesto que, no solo disminuirán el déficit fiscal, sino los de cuenta corriente.

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
septiembre 26 de 2018
2018-09-26 08:44 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Aumentan los precios internacionales del petróleo y, en general, los de los commodities. El presupuesto del país para el 2018 se calculó con un precio bastante menor al promedio que se ha presentado en los últimos meses y, como consecuencia, aumentarán los ingresos por sus exportaciones lo cual, ceteris paribus, manteniéndose constantes los egresos, significará mucho menor presión sobre el gasto y, en general, en el comportamiento fiscal.

Si a lo antedicho se le adicionan los aumentos en las exportaciones de los sectores agropecuario, manufacturero, de servicios, así como en las remesas giradas desde el exterior por parte de los migrantes colombianos, la situación para el gobierno del presidente Duque será positiva, puesto que, no solo disminuirán el déficit fiscal, sino los de cuenta corriente y balanza comercial. Sí a esos resultados se les suman la recuperación de la inversión extranjera directa y la del capital de portafolio, se tendrá una situación boyante en el corto plazo, tanto para cumplir los compromisos de la deuda como otras obligaciones internacionales.

Nuevamente, los economistas, inversionistas extranjeros y Ecopetrol sacarán pecho y, entre otras cosas, ratificarán la necesidad de explorar y certificar mayores reservas, no solo por métodos convencionales, sino sobre todo por el fracking. El crecimiento a partir de recursos naturales no renovables no tiene, según ellos, límites. Se les olvidará la crisis reciente en los precios, aumentarán el gasto, repartirán mayores dividendos y más tarde reconocerán nuevamente la presencia de la ‘enfermedad holandesa’.

Si a lo anterior se le suma que al parecer, según el Dane, somos varios millones de seres humanos menos los que vivimos en Colombia y, de confirmarse ese dato, aumentará por ‘arte de magia’ el ingreso per cápita y disminuirán las necesidades para los programas sociales y, en general, para los subsidios. Sin embargo, ante esa positiva realidad, desafortunadamente lo que se plantea en el presupuesto nacional es el aumento en el gasto para la guerra y la seguridad nacional y, de otra parte, la disminución proporcional del presupuesto de la educación, la ciencia y la tecnología y la cultura.

¿Se le olvidará al gobierno la necesaria búsqueda de un modelo de desarrollo sostenible ante tan buenas perspectivas en el corto plazo? Son solo cuatro años si ‘no cambian otro articulito’. Continuará el desprecio por la necesaria formulación de un modelo basado en la autosuficiencia alimentaria, en el desarrollo de producciones con mayor incorporación de progreso técnico y capacidad humana, en el respeto de los equilibrios del desarrollo sostenible en las regiones, en las reservas de agua y, tantas cosas más.

Este artículo tendrá vigencia siempre y cuando los precios del petróleo se encuentren por encima de los 75 dólares. Si bajan, vendrán nuevamente las ‘voces del desarrollo’ en contraposición a las de la economía ‘negra’, seguramente se desempolvarán los profundos estudios para la promoción de la economía naranja y los de la promoción de las exportaciones del fruto de la pasión, la pitaya y el aguacate. Incluso, a lo mejor deciden ahorrar e invertir como si se preocuparan por las generaciones futuras. Soñar no cuesta nada.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado