Germán Umaña Mendoza
Columnista

‘Pedir peras al olmo’

Los países ricos acaparan las vacunas y dejan a los demás en una competencia irracional por los sobrantes.

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
febrero 03 de 2021
2021-02-03 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

A partir de la conclusión de la Ronda Uruguay del GATT en 1994, se creó la Organización Mundial de Comercio (OMC) y se aprobaron los convenios ADPIC y TRIMS, relativos a la protección de la propiedad intelectual y la inversión extranjera, sin que nada se definiera en lo multilateral para la protección frente a las prácticas anticompetitivas producto de los desequilibrios que se generarían por el poder de mercado de las grandes empresas multinacionales, especialmente en relación con el abuso en los precios y la limitación al acceso al capital conocimiento.

Posteriormente, se desarrollaron los acuerdos bilaterales de protección a las inversiones y propiedad intelectual, con los cuales no se hizo nada distinto que profundizar los plazos de monopolio y la seguridad jurídica cuasi absoluta de estas anomalías del libre mercado, con el argumento falaz de que era fundamental proteger la recuperación de la inversión en investigación que, entre otras cosas, en los países desarrollados es subsidiada en más de un 50% con los impuestos de los ciudadanos.

En un momento en que la humanidad frente a la pandemia debería tener como objetivo fundamental la protección a la vida y la salud, los gobiernos y la población sufren las consecuencias de las camisa de fuerza de los acuerdos suscritos y están a merced de las empresas que producen las vacunas que manejan a su antojo los precios de mercado, la confidencialidad en la contratación, los plazos y sistemas de distribución.

Los países ricos acaparan las vacunas y dejan a los demás en una competencia irracional por los sobrantes. La supranacionalidad de los acuerdos hace inviable cualquier reclamo o pretensión de ejercer la soberanía. Además, se habla de la sorprendente velocidad de los procesos de creación y aprobación de las vacunas y algunos pensamos que simplemente se aprobó por la puerta de atrás la patentabilidad “de doble uso” con medicamentos desarrollados a partir de principios activos ya existentes y patentados en el pasado.

La débil integración de América Latina, los inexistentes progresos en lo multilateral y el fortalecimiento de los TPI bilaterales, prepararon el escenario que nos alejó de una inserción equilibrada y simétrica en el contexto de la globalización.

Se eliminaron todo tipo de requisitos a la inversión extranjera y al capital conocimiento y se comprometió a los países en un sistema de solución de diferencias: supranacionales, vinculantes y obligatorias. Ahora sufrimos las consecuencias de esas decisiones.

Lo descrito sumado a la evidencia del incumplimiento del acceso a derechos fundamentales a la salud, la vida y el empleo digno, producto de la inequidad en la distribución del ingreso, así como la conservación del medio ambiente; serán los verdaderos temas de debate en lo inmediato en los foros multilaterales así como en las calles y deberían serlo en la política interna. Pero, ahora debo hacer “mutis por el foro”. Me acabo de dar cuenta que eso es “pedir peras al olmo”.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes