Germán Umaña Mendoza
Columnista

Riesgo país ¿Una falacia?

Las calificadoras de riesgo parecerían estar aplicando no criterios objetivos sino selectivos para obligar a reformas fiscales draconianas.

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
agosto 04 de 2021
2021-08-04 10:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Siempre es interesante analizar el comportamiento de las cuentas externas de Colombia, especialmente en la actualidad cuando algunas calificadoras de riesgo han castigado el grado de inversión, lo que en esencia significa que crecen las dudas sobre la capacidad de nuestro país de honrar sus obligaciones de deuda externa.

Veamos: La balanza de cuenta corriente negativa como porcentaje del PIB se ha encontrado en los últimos cinco años en promedios del 4%, explicada por un déficit en la balanza comercial que evoluciona en los últimos años (2019-2020) hasta un promedio de 12.500 millones de dólares, con un aumento frente al período 2017-2018 cercano al 22%.

En artículos posteriores analizaremos el comportamiento de las exportaciones pero, lo que es indudable, es que la dependencia de los precios de los commodities y especialmente del petróleo, impredecibles en su evolución, así como la debilidad estructural de productos con valor agregado, muestran una clara debilidad en la composición de nuestra oferta al exterior.

Las importaciones, crecen año a año, sustituyendo bienes intermedios y de consumo que hubiesen podido ser producidos en el país sí en las últimas décadas hubiese existido una política de desarrollo productivo.

Por su parte, la salida de utilidades es creciente en los últimos cuatro años con excepción del 2020 lo que afecta la balanza de cuenta corriente. Sin embargo, lo que impide que el déficit sea mayor son las remesas que envían los migrantes colombianos, las cuales en los últimos cuatro años han crecido desde 5.500 hasta 6.850 millones de dólares. ¿Qué sería de muchas familias colombianas sin el ingreso y los envíos de sus familiares en el exterior?

En cuanto el endeudamiento externo, pasamos entre el 2017 y el 2019 de promedios levemente por encima del 41% sobre el PIB al 57% en el 2021, producto sustantivamente de las dificultades de la pandemia, mientras que las reservas internacionales aumentaron entre 2017 y 2018 de niveles promedio de 48.000 millones de dólares hasta 59.000 millones en el 2020.

En síntesis: déficit de cuenta corriente cuyo crecimiento se morigera por la positiva evolución en el monto de las remesas, endeudamiento externo creciente como porcentaje del PIB, aumento de las reserva al parecer suficiente para cubrir en el mediano plazo nuestras obligaciones por intereses y abonos de capital, así como las importaciones que demanda la economía.

No es buena la situación de las cuentas externas pero con respecto al mundo afectado por la pandemia no es diferente a la de otros países, incluidos los desarrollados. Las calificadoras de riesgo parecerían estar aplicando no criterios objetivos sino selectivos para obligar a reformas fiscales draconianas.

Otra vez, como casi siempre, en las crisis de otros países se equivocan en materia grave y su credibilidad cada día se encuentra más afectada. Lo que desconcierta, es observar cómo después de tantos errores, alguien todavía les cree.

Germán Umaña M.
Profesor


Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes