close
close
Germán Umaña Mendoza

Uno está equivocado

El futuro es posible construirlo a partir del diálogo, de la educación de nuestra infancia y juventud, de la esperanza en una patria común.

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
abril 20 de 2022
2022-04-20 10:28 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

En economía todo aquel que en su momento no estuvo de acuerdo con el paradigma dominante ortodoxo y sí neoliberal, fue condenado a ingresar al Parque Jurásico y correr el riesgo de extinción. La evolución de los resultados de este modelo aplicado a rajatabla en Colombia ha sido dramáticamente ineficaz y nos convirtió en el país más desigual de Latinoamérica, (medición Ocde).

La verdad yo también me sentiría ofendido si se me tachará injustamente de haber sido el padre de la aplicación del neoliberalismo. Pero es que yo no fui y el Presidente del partido liberal sí. “bienvenidos al futuro”. Decía algo así: producir más, exportar e importar más. El orden de los factores si altera el producto. Resultado: se produjo menos y se importó más de lo que se exportó. Con esos resultados suena mejor negar su paternidad, lástima que el país, Latinoamérica y el mundo fueron testigos del momento de la concepción. Francia pida excusas. Que atrevida e igualada, dirían algunos tecnócratas.

La ex miembro de la coalición centro esperanza nos da un ejemplo de dialéctica: “de la negación por la negación para llegar a la afirmación”. Hoy contigo mañana con lo opuesto. Cómo analizar su brillante discurso sobre las maquinarias y la corrupción, que son iguales pero diferentes, eso depende. La verdad es que sí, pero no, todo lo contrario. Los malos son buenos hasta que se vuelven perversos y viceversa. Hoy me alió contigo, mañana mejor no, o tal vez quién sabe. Me recuerda: Posa films presenta a su artista exclusivo ...

Es el extraño mundo de Subuso: son relevantes las ‘amables’ declaraciones racistas todas juntas en un ‘collar de perlas’, los ataques mentirosos y permanentes en redes y en muchos de los medios de comunicación del establecimiento contra cualquiera que esté en desacuerdo con usted. ¿Qué nos pasa?

Y, uno hablando pendejadas y dizque pretendiendo explicar lo importante. Que el problema es la economía, la violencia, la salud, el empleo, la inflación, la desigualdad, el olvido de las regiones, la inequitativa distribución del ingreso.

O, el absurdo modelo de desarrollo, la desforestación, la sistemática violación de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, “haber hecho trizas en medio de risas” la esperanza de la paz, la ausencia de soberanía y seguridad alimentaria o la mala educación.

Bobadas y sueños febriles de aquellos que pensamos que el futuro es posible construirlo a partir del diálogo, de la educación de nuestra infancia y juventud, de la esperanza en una patria común, más justa, más noble, menos desigual.

La solución, piensan algunos, se encuentra en el dicterio y en la descalificación. Mientras tanto, la tierra gira, el mundo cambia, el péndulo pasa de un extremo a otro, se gesta un nuevo orden internacional. Y, a nosotros, tan provincianos, simplemente nos notificarán por decreto. Y, oh gloria inmarcesible, nos mostraremos sorprendidos y quedaremos súpitos.

GERMÁN UMAÑA MENDOZA
Profesor.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes