Gonzalo Gallo González
columnista

El valor de la paciencia

Bien dijo un humorista: es con paciencia como la vaca transforma el pasto en leche.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
diciembre 06 de 2018
2018-12-06 09:27 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

La paciencia es una gran aliada para vivir mejor, te sirve para perder peso, estudiar una carrera o recobrar la salud. Siendo paciente tienes buenas relaciones, ganas en el deporte, obtienes un grado y logras lo mejor en tu estudio o tu trabajo. Esta virtud te ayuda a superar una pérdida familiar, una situación difícil o a disfrutar del momento. Eres sabio si sabes esperar y no buscas resultados instantáneos. Ojo: todo depende de tu actitud, así que ármate de paciencia.

El valioso arte de la paciencia es tener control y calma, es aceptar procesos y vivir el momento. No apures las cosas; tómate el tiempo para pensar en lo que haces y disfruta el proceso como el labriego con su siembra. Él acepta sereno que hay que esperar meses o años y no pelea con los cambios del clima ni con Dios. Siendo paciente, eres perseverante, te relacionas mejor, disfrutas de lo que haces y te evitas iras que queman y prisas que hacen daño.

Ten presente que el éxito solo acompaña a los que perseveran y van más allá del tercero o el quinto intento. Cuando quieras lograr algo deja de lado la premura de los impacientes y silencia tu propio pesimismo y tu inconstancia. A Albert Einstein le dijo cierto día un profesor de griego: “nunca llegarás a nada”. Gracias a Dios él creía en sí mismo y vivía comprometido con lo que hacía. Las grandes obras han surgido de un firme compromiso que implica dedicación y constancia. Si quieres mejorar, medita este dicho de Sófocles: “el cielo solo ayuda a los que actúan con calma”. No esperes lo mejor si te frenan el facilismo y la pereza. Elige amar lo que haces, comprometerte de lleno y ser perseverante en tus búsquedas. Sigue el camino de líderes como Gandhi y harás maravillas. Él no tenía un cargo oficial en el gobierno o los negocios, no era rico ni tenía ejércitos. Su energía era de orden moral espiritual y la gente lo seguía porque daba la vida por sus ideales de justicia y libertad. Él sabía insistir y no se arredraba ante los obstáculos. ¿Cómo manejas tú las dificultades? Tómalas como oportunidades.

El arte de la paciencia te regala grandes ganancias si estás alerta antes dos plagas muy comunes en un mundo, cada día más acelerado: El facilismo y el inmediatismo. Es una tentación querer todo sin esfuerzo y ya. De algún modo, el narcotráfico seduce a los que no tienen principios porque, supuestamente, te vuelve rico sin estudiar ni trabajar, y muy pronto. También la corrupción te atrapa porque obtienes mucho dinero rápido y sin fatiga. De otra parte, la rapidez que nos ofrece la tecnología crea un imaginario en el cual terminas creyendo que educar, obtener un triunfo y amar son realidades que deben obtenerse con la misma velocidad con la que un dron filma algo o un jet te traslada a otro lugar.

La verdad es que lo más valioso de la vida muy pocas veces se conquista fácil y pronto. Es una verdad que aplican los mejores atletas, los inventores y los grandes artistas. Sé paciente y piensa en los cuatro años que Miguel Ángel le dedicó al Juicio Final de la Capilla Sixtina, y en los diez años que Colón insistió para poder hacer su viaje soñado. Bien dijo un humorista: es con paciencia como la vaca transforma el pasto en leche.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado