close
close
Gonzalo Gallo González

La dificultad como oportunidad

Lo que distingue al triunfador del fracasado es que el primero ve una oportunidad en la dificultad y sabe confiar y perseverar.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
junio 23 de 2022
2022-06-23 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Apela a lo mejor de ti en épocas turbulentas, cuando el ánimo se debilita y la fe es vacilante. El amor y la fe te dan alas para volar y, unido a Dios, su amor y su fuerza te sostienen. Medita este aforismo de Sófocles: “el cielo sólo ayuda a los que actúan”. No esperes lo mejor si te frenan el facilismo, la pereza y el despilfarro.

Elige, por lo mismo, amar lo que haces, comprometerte de lleno y ser perseverante en tus búsquedas. Sigue el camino de líderes como Gandhi y harás maravillas. Él no tenía un cargo oficial en el gobierno o los negocios, no era rico ni tenía ejércitos. Su energía era de orden moral espiritual y la gente lo seguía porque daba la vida por sus ideales de justicia y libertad. De otra parte, sabía insistir y no se arredraba ante los obstáculos. ¿Cómo manejas tú las dificultades? Tómalas como oportunidades.

En la sicología se previene contra un mal que nos frena para ser lo que podemos ser y estar en paz. Es una bruja llamada “la tirana de los deberías”, fuente de culpas estériles, desaliento y negatividad. Pierdes mucho y ganas nada repitiendo: Debería haber hecho esto, o “tal persona no debería haber obrado de ese modo”.

Deja de culpar o castigarte o con el látigo de los deberías y acepta que los demás y tú hacen lo mejor según la realidad. Es sabio y profundo este dicho tibetano: Siempre hacemos lo mejor que podemos atrapados en nuestra realidad y condicionados por: 1 Un estado de inconsciencia. 2 La información que se posee en ese momento. 3 Las circunstancias. Analiza bien, asimílalo y serás compasivo y comprensivo con tus errores y los ajenos, sin juzgar, culparte o culpar. Afirma seguro: “Hoy me amo y destierro a la tirana de los deberías. Hoy me libero de su perverso influjo”.

El camino a lo grandioso pasa siempre por aceptar las dificultades y superarlas con ánimo, fe y pasión. Es posible que, para alcanzar tu sueño, la mente te susurre: “Eso es difícil”. No la escuches y decreta: “Claro que es difícil, voy a dar el máximo porque por el sendero de lo fácil es cuando todo se pone más complicado”.

Examina las grandes gestas y actos heroicos de los humanos, y verás que muchas veces lo logrado parecía imposible. Proezas como el viaje a la luna o el primer vuelo en avión implicaron peripecias, fatiga y muchos intentos fallidos. Elude la tentación de buscar solo lo fácil y lo cómodo ya que por ese lado vas hacia el precipicio. Para lograr tus metas necesitas la resiliencia que se aprende de mitos como el del ave fénix. Lo que distingue al triunfador del fracasado es que el primero ve una oportunidad en la dificultad y sabe confiar y perseverar.

GONZALO GALLO G.
Escritor - Conferencista

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes