close
close
Gonzalo Gallo González

7 ayudas para comunicarte bien

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
septiembre 15 de 2022
2022-09-15 10:34 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Una buena relación depende en buena medida de una comunicación asertiva, empática y positiva. No es común en las personas dedicar tiempo a aprender el arte de comunicarse bien y, por eso, suelen surgir discusiones, malentendidos y conflictos que enfrían el amor. Deseo que estas ayudas te animen a hacer cambios y a interesarte en el propósito de mejorar tu comunicación.

1. Sé consciente de cómo piensas y cómo hablas para desterrar lo negativo. Examina con frecuencia qué pensamientos son más comunes y qué palabras usas. Los pensamientos y las palabras tienen poder para sanar o herir, unir o alejar, animar o desalentar, inspirar o sembrar desasosiego. Está alerta con el lenguaje negativo. Es muy común: No puedo, todo es tan difícil, no olvides eso, nadie me quiere, nada me sale bien, te odio, no sirves para nada, siempre me ofendes, etc. Evita las suposiciones: Yo creí que, yo pensé que, yo supuse que. Verifica en lugar de suponer.

2. Aprende a escuchar con los ojos.
Si respetas al otro, lo miras, y le regalas una atención plena. Está pendiente de los gestos porque son más elocuentes que las palabras. Los expertos en comunicación aseguran que el lenguaje gestual es más influyente que el verbal.

3. Escucha con el corazón, o sea, escucha sin juzgar porque los juicios son como espinas que punzan. Solo con un respeto genuino florece una relación que es grata y que fluye. No juzgues a nadie porque no conoces su pasado y no conoces tu futuro.

4. Hazte tres preguntas antes de hablar: a. ¿Lo que voy a decir es amoroso?, b. ¿Es verdadero?, c. ¿Es necesario? Son tres filtros para impedir que tu comunicación sea agresiva, hiriente o una fuente de problemas.

5. Ojo con el tono que empleas. Que sea suave, dulce, convincente. Sin juicios, sin rabia, sin odios, sin palabras que son como golpes. En toda comunicación el tonito puede ser dulce o amargo, sereno o áspero. Ojalá alguien te grabe cuando hablas, y así podrás tomar consciencia de cómo te expresas. William Shakespeare dijo: “Hay palabras que son como puñales”.

6. Logra que tu comunicación sea amorosa y compasiva, exenta de peleas, discusiones, ataques o injurias. La compasión es sensibilidad que te lleva a ponerte en la piel del otro, no en sus zapatos. Entonces tratas a todos con bondad y no eres indiferente ni mezquino.

7. Sé más espiritual y crea el hábito de meditar. La meditación te aquieta y te brinda calma. Hazla antes de una conversación importante y todo fluirá mejor. Pide apoyo divino antes de una charla: “Gracias Dios y Arcángel Gabriel, me ayudan y me comunico con amor, gracias”. Es claro que si nutres tu espíritu cada día eres una persona atrayente, simpática, serena y sencilla. Son tres valores de una buena comunicación: Simpatía, serenidad y sencillez.

GONZALO GALLO GONZÁLEZ
​Escritor y conferencista

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes