close
close
Gonzalo Gallo González

Tus distintos rostros

Tu porvenir depende de tu presente y ambos dependen de un pasado con el que tienes que estar en paz al perdonar.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
julio 14 de 2022
2022-07-14 11:25 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

En su buen libro Inteligencia emocional el estudioso Daniel Goleman cita estudios sobre el poder que existe en saber esperar y demorar la gratificación. Muestra investigaciones realizadas con niños que desde pequeños tienen carácter para no comerse un dulce hoy porque, si saben esperar, mañana podrán tener dos a su disposición. Eso en sicología se llama demorar la gratificación y, los que desde niños lo hacen, demostraron más tarde en su vida un mayor control de sí mismos y una mayor inteligencia en el manejo de sus emociones. Es obvio que para poder esperar y no ser inmediatistas se necesita una buena educación.

Sabes que en algún momento debes empezar a ahorrar para los días difíciles, pero no te controlas y gastas el dinero que tienes. Entonces se presenta una lucha entre un ‘yo débil’ que prefiere una pequeña recompensa ahora y un ‘yo firme’ que se inclina por una recompensa más grande después. Según quien gane, eso define como está entretejida tu vida con gozo o desdichas. Es algo que desde siempre se representa en el arte y en los mitos. Lo narra la historia bíblica de Eva comiendo la fruta prohibida a pesar de la advertencia de Dios de que ella y Adán serán expulsados del paraíso si lo hace. Está el saltamontes de la fábula de Esopo, que pasa el verano tocando música y cantando mientras que la hormiga trabaja para almacenar comida, y en invierno él sufre soportando hambre.

La brillante sicóloga Virginia Satir escribió hace años un estupendo libro titulado Tus distintos rostros. En él describe con sapiencia los diferentes yos que todos tenemos. Afirma: “Considera todos tus rostros y piensa que cada uno representa un rango de opciones. Es real, pero puedes añadir nuevas posibilidades y asumir responsabilidad respecto a ti mismo. Quizás te des cuenta de que uno de tus rostros está en pañales. Por ejemplo, usas tu rostro de coraje como lo hacías de dos años y ponías mala cara, ahora tienes treinta y ocho y aún pones mala cara”. ¿Quieres cambiar o seguir igual? Lo que necesitas es conocerte sin autoengaños, reconocer tus vacíos y dedicarte a mejorar, sin culpar a otros. Tú eliges. La clave está en amarte y elegir ser el amo de tus emociones y no el siervo.

Ella lo enseña de esta manera: “Lo sensato es aceptarte y responsabilizarte de todo aquello que te atañe: tus sueños, tus esperanzas, tus pensamientos y tus comportamientos. Es el primer paso para ejercer el control de tu vida”. Eres el creador de tu realidad y tal como vives creyendo, la vives creando. Creas tal como crees. Cambias creencias y cambias tu realidad. Examina con calma cuáles paradigmas negativos debes soltar. Tu porvenir depende de tu presente y ambos dependen de un pasado con el que tienes que estar en paz al perdonar.

Gonzalo Gallo G.
Escritor - Conferencista.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes