Gonzalo Gallo González

Neurolingüística

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
agosto 24 de 2012
2012-08-24 12:11 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

En programación neurolingüística se llama ‘decreto’ al fruto de un modo recurrente de pensar y hablar, y la enseñanza se condensa en una frase lapidaria: “lo que se decreta se concreta”.

Cuando vives diciendo ‘puedo’, así será, ya que tú lo crees, afirmas y creas. Aprende esto y vive alerta para cambiar tu modo de pensar y hablar; decreta solo lo positivo.

Un secreto para mejorar es decretar lo mejor en todo momento, crea el hábito con repetición y así será.

A continuación te comparto dos decretos para que los repitas y sean un anclaje en tu mente:

1. Con fe y pasión, logro lo que me propongo.

2. Soy animoso y creativo, y así aprovecho o creo valiosas posibilidades.

La palabra oportunidad guarda para tí un significado hermoso si separas sus componentes: el inicio lo vinculas con la palabra ‘porta’, que en latín significa ‘puerta’.

La segunda parte te conecta con la unidad, un valor tan importante en lo emocional y espiritual. Oportunidad es una puerta de unidad con Dios, con lo mejor de tí, con tu misión y con todos.

De hecho, la vida te regala oportunidades sin cesar y, a veces, llegan disfrazadas con el ropaje de un problema. Sí, un problema no es más que una oportunidad camuflada, un reto para superar algo crítico. Todos los inventos son soluciones que seres positivos le dieron a un inconveniente, a una necesidad.

Mariana Pajón, con su oro olímpico y tan solo 20 años, es una maestra en decretar lo mejor y actuar con mente positiva.

Es una campeona porque así piensa y actúa: “me reviento hasta que ya no pueda más. Sé que hay un país encima esperando lo mejor, yo también espero lo mejor de mí.

Pedaleo, no importa qué lesión tenga, solo pienso en ganar siempre. En toda ocasión trato de ganarme a mí misma sin importar quién esté al lado. A mis competidoras las transformo en 7 Marianas.

Si eres buena físicamente y no mentalmente, no vas a llegar a ningún lado. Primero hay que ganar con la cabeza, después se pedalea.

Al inicio todo era un juego, ahora es mi pasión, se hacen sacrificios, pero me encanta.

Entreno 6 o 7 horas diarias. Soñé mucho tiempo con la medalla de oro. Mantengo el número uno en la mente, y para la final me pinté las uñas de dorado”.

Mariana muestra cómo un triunfador le gana a los reveses y al dolor: Antes del 2007, se fracturó la clavícula derecha. En 2007, se fracturó en tres partes la mano derecha.

A pesar del dolor, entrenó para el Mundial de China, pero otro accidente la llevó al quirófano y le colocaron dos platinas y nueve tornillos en esa mano. Con la mano vendada y un tornillo salido corrió y se coronó campeona del mundo.

En Londres 2011: dos costillas fracturadas, y algo peor aún, un hematoma en un riñón. Pero en julio del 2011 reapareció recuperada en la pista de Dinamarca, y ganó con fe y bríos el campeonato mundial. Aprende todo esto y dedícate a decretar, atraer y hacer lo mejor.

Gonzalo Gallo González

Escritor - Conferencista

charleschaplin@oasisgonzalogallo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado