Gonzalo Palau Rivas

La Colombia del 2030

Gonzalo Palau Rivas
POR:
Gonzalo Palau Rivas
diciembre 08 de 2013
2013-12-08 08:14 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd878a68f.png

Hacer futurología no implica mayor riesgo, pues, una de dos: las previsiones no se cumplen y, por tanto, nadie se va acordar ni a reclamar, o por, el contrario, si se da un alto porcentaje de acierto y cumplimiento, el futurólogo podrá ser elevado a la categoría de sabio con poderes sobrenaturales.

En este orden de ideas, vamos a predecir que la economía colombiana a partir del 2014, va a crecer, en promedio, al 5 por ciento anual. A este ritmo, el PIB se duplicaría en aproximadamente 15 años. A precios corrientes, pasaría de los $670 billones actuales a un valor de $1.400 billones en el periodo mencionado.

Se cumpliría con creces el sueño del exministro Juan Carlos Echeverry, en el sentido de que la economía colombiana supere en tamaño a la de Argentina.

Para efectos prácticos, duplicar el PIB puede significar, por ejemplo, que si hoy en Colombia hay 37 universidades de alta calidad (según registro de Mineducación), para entonces debería haber un número cercano a 80, o que las capitales –incluyendo a Bogotá– que hoy disponen de un estadio para eventos deportivos, en promedio van a poder ofrecer simultáneamente al público, dos escenarios de este tipo.

No resulta vana ilusión pensar que Colombia pueda aspirar a organizar el Mundial de Fútbol del 2030 y superar así el trauma que arrastramos después del intento fallido en 1986.

Ejemplos similares en muchos otros campos se pueden vislumbrar en un abrir y cerrar de ojos. Con las tasas actuales de crecimiento demográfico, la población colombiana será del orden de los 56 millones de habitantes, pero en términos per cápita, el avance será significativo. Nuestro actual ingreso per cápita, estimado en cerca de US$10.000 anuales, se incrementaría en un 80 por ciento y estaríamos en el rango que hoy la Unión Europea exige como requisito a cualquier país que desee hacer parte de dicha integración.

Para entonces, la tecnología habrá avanzado tanto que las fronteras físicas no serán un condicionante para los procesos de integración económica.

Todos los tratados de libre comercio puestos en marcha en estos años, ya habrán entrado en plena vigencia y es de esperar que los flujos de mercancías tanto por exportaciones como por importaciones, se dupliquen del nivel actual de US$60.000 millones por lado y lado, y lleguen a más de $120.000 millones, respectivamente.

Se cumpliría también el sueño del expresidente Gaviria, de que finalmente la economía colombiana sea reconocida como una economía moderna y abierta. Si la tasa de desempleo mantiene la tendencia a la baja observada en los dos últimos años y con la inflación totalmente controlada, el Indice de Sufrimiento Económico (ISE) de los colombianos llegará a niveles históricamente bajos y se sentarán las bases para erradicar las posibles fuentes de un resurgimiento del conflicto interno, en buena hora superado gracias a los diálogos de paz desarrollados en La Habana, con el apoyo y beneplácito de la comunidad internacional.

Gracias a la figura de la reelección presidencial, entre el 2014 y el 2030 habrá solo tres cambios de gobierno y, por tanto, de planes de desarrollo, y esto le dará un parte de confianza y estabilidad a la inversión extranjera. Haciendo futurología política para el 2014, ¿el expresidente Uribe, como senador más votado y en su condición de presidente del Senado, le entregará la banda al reelecto presidente Santos?

Gonzalo Palau Rivas
Profesor de la Universidad del Rosario

gonzalo.palau@urosario.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado