Gonzalo Palau Rivas

Un punto menos o más de PIB

Gonzalo Palau Rivas
POR:
Gonzalo Palau Rivas
agosto 17 de 2012
2012-08-17 01:37 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd878a68f.png

Le asiste toda la razón al ministro Echeverry en cuidarse de garantizar que la economía colombiana está blindada frente a posibles choques externos.

Prefiere decir que el barco de la economía está navegando por aguas tranquilas, propias de una bahía. Claro está que una reciente y nefasta experiencia ocurrida en aguas italianas nos recuerda que es ahí precisamente donde los grandes cruceros pueden encallar con funestas consecuencias.

Lo del blindaje fue una desafortunada expresión del ministro Zuluaga en el gobierno anterior, cuando a mediados del 2008 el volcán de la crisis financiera mundial hizo su primera erupción.

El supuesto blindaje resultó ser una pura quimera, pues la economía colombiana se desplomó al pasar de un crecimiento de más de 7%, en el 2007, a un insignificante 1.5% en el 2008, que apenas sirvió para compensar el crecimiento demográfico en el mismo periodo. .

Más aún, la economía alcanzó a pasar por una etapa de recesión, dado que el último trimestre del 2008 y el primero del 2009 registraron caídas en el PIB.

Volviendo a la realidad actual, nadie le apuesta ni remotamente a la eventualidad de que se pueda cumplir con la meta promedio anual del 6% prevista en el Plan de Desarrollo. A diferencia del 2011, cuando la meta prácticamente se cumplió (5,9%), el 2012 pinta muy por debajo de las previsiones que se hacían en sus comienzos, razón por la cual la economía mundial tendría que dar un vuelco extraordinario en el 2013 y el 2014, para que la nuestra también reaccionase fuertemente y pudiese ajustarse a la meta propuesta.

¿De cuánto puede ser el descuadre para este año? Uno pensaría que, dado el entorno mundial tan enrarecido y cambiante, un crecimiento del 4% sería más que satisfactorio. Como se dice ahora en el argot empresarial, sería una apuesta para comprar a ojos cerrados.

No es de sorprender que el Emisor haya revisado sus proyecciones y para curarse en salud esté hablando de un rango entre el 3 y el 5%. Hasta ahora, nadie se había atrevido a mencionar un nivel tan bajo como este 3%.

¿En términos prácticos, qué puede significar que el PIB crezca un 1% menos de lo previsto? Si partimos de la base de que el PIB de Colombia, a precios corrientes, es hoy del orden de los $650 billones, ese 1% menos equivaldría a dejar de producir –por falta de demanda– bienes y servicios por la nada despreciable suma de $6.5 billones.

Por el otro lado, representaría una menor remuneración a los factores de la producción en la misma cuantía.

Si partimos de que la mano de obra puede tener una participación del 30% en el PIB, el ingreso factorial dejado de producir y percibir sería del orden de los $2 billones.

Si, así mismo, el ingreso laboral promedio en Colombia por año es de $12 millones, se estarían dejando de generar directamente 167.000 empleos nuevos, como consecuencia de ese punto menos de crecimiento. Si el desplome llegase a ser mayor, pues más las consecuencias negativas.

En EE. UU., Obama está grave en sus aspiraciones reeleccionistas por los datos de desempleo. Algo parecido podría ocurrir con los deseos de reelección de origen vernáculo.

Gonzalo Palau Rivas

Profesor, U. del Rosario

gonzalo.palau@urosario.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado