Gonzalo Restrepo L.
columnista

Por los niños: 4 x 4 da cero

Es tiempo para que la sociedad, la familia y el Estado cumplamos, de forma conjunta, el mandato constitucional de proteger nuestra niñez. 

Gonzalo Restrepo L.
POR:
Gonzalo Restrepo L.
octubre 22 de 2018
2018-10-22 08:21 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c632e2841ef.png

Donde come uno, no pueden comer 560 mil niños. Esta es la cifra exorbitante que da cuenta del número de menores de cinco años con desnutrición crónica en Colombia, que no pueden seguir por fuera de la cuenta del Estado. El hambre, junto a otros factores, es determinante social de este mal silencioso: un asunto de salud pública, dado que uno de cada nueve niños no crece ni se desarrolla bien por falta de comida suficiente, agua segura, salud o saneamiento, entre otras falencias de su entorno. Son demasiados niños a la deriva, justo por eso proponemos, desde la causa ‘Gen Cero’, al Gobierno Nacional el camino del ‘4 x 4’, que alude lograr que en cada año de gobierno, se reduzca un punto porcentual la prevalencia de desnutrición crónica.

Es el camino más certero para abonar el terreno y llegar al 2030 con este flagelo devastador reducido a cero.

Lograrlo es retador, pero no imposible. En Perú lo están logrando con una estrategia precisa: reconocer la magnitud del problema, establecer una meta nacional, asignar presupuesto nacional y territorial, medir, estimular logros, hacer seguimiento y querer de verdad transformar la realidad de los niños de una vez, para siempre.

En Colombia, tenemos ejemplos que reúnen voluntad política y acciones efectivas. Uno es Monterrey (Casanare), donde el servicio de salud para las mujeres gestantes y niños llega a domicilio, pues las distancias, la falta de caminos y de medios para transitarlos en este extenso territorio los mantenía alejados de los centros de salud. Además, como pocos, desde el 2013 incluye los indicadores de mortalidad perinatal, mortalidad en la niñez, mortalidad materna, cobertura de vacunación y estado nutricional en su sistema de gestión de calidad y control interno para hacer un seguimiento al desarrollo de su población.

Otro caso es Copacabana, Antioquia, donde el Plan Decenal de Salud Pública pasó del papel a la acción y tiene en jaque indicadores temibles como el bajo peso al nacer, la mortalidad infantil y materna. También en Paipa, Boyacá y en Pacho, Cundinamarca, el trabajo intersectorial marca la diferencia con la articulación de sus equipos sectoriales y los programas y presupuestos bajo el mismo objetivo de lograr el desarrollo integral en las familias y la primera infancia rural.

Estas iniciativas nos muestran que sumar la voluntad política, reconocer los problemas y su contexto, contar con información de calidad y poner en práctica las valiosas indicaciones que ha construido el Estado, dan frutos que se traducen en bienestar. ¿Cómo decir que no se puede cuando vemos que sí? Con el ‘4 x 4’ tenemos la oportunidad de catapultar a Colombia por ser equitativa y próspera.

Es tiempo para que la sociedad, la familia y el Estado colombiano cumplamos de forma conjunta el mandato constitucional de proteger nuestra niñez. Al clamor de los derechos y la garantía de las leyes, los niños de Colombia merecen que se sumen por ellos quienes hoy pueden decidir por su presente y su futuro, a través del mapa de navegación para este periodo que es el Plan Nacional de Desarrollo y la asignación presupuestal que lo soporta.

Gonzalo Restrepo López
​Presidente de la junta directiva, Fundación Éxito

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado