Gustavo H. Cote Peña
Columnista

Huella de una gestión

Hechos reseñados permiten augurar a José Andrés Romero Tarazona los mejores éxitos en sus nuevas responsabilidades.

Gustavo H. Cote Peña
POR:
Gustavo H. Cote Peña
febrero 14 de 2021
2021-02-14 05:07 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7bf852a599.png

La imagen de cualquier organización deriva de la actuación de las personas que la integran y, en especial, de quien ejerce su orientación.

En la Dian, la gestión de José Andrés Romero Tarazona, en su desempeño como Director General, se caracterizó por un trabajo serio, juicioso y ante todo responsable, reflejado en varias ejecutorias positivas, a pesar de haber encontrado al llegar, una administración con recursos humanos y técnicos limitados.

Se destaca el haber persistido en el proyecto de la “factura electrónica”, iniciado en el 2º período de Santos, introduciendo la validación previa y su generalización. Gracias a esta continuidad, existe una valiosa herramienta para la transparencia de las operaciones. Soportar las transacciones de bienes y servicios en esta forma, implica una barrera importante a la evasión y al contrabando en beneficio de la recaudación.

Si bien son varios los aspectos por construir en los sistemas informáticos para evitar sus constantes fallas, los avances logrados en materia tecnológica durante su administración, permiten hoy el acceso virtual y facilitan la vida de los ciudadanos en los diversos trámites, como son, entre otros, la autorización de numeración de la facturación, registro y actualización del RUT, presentación de solicitudes de devolución y/o compensación, quejas, reclamos y derechos de petición. Igualmente, logró estructurar un eficiente y técnico servicio al cliente para soportar a los ciudadanos en su interacción con el organismo y el cumplimiento de sus deberes fiscales.

Es conveniente recordar que la reforma tributaria de 1995 asignó a la entidad la responsabilidad de desarrollar “... una tarea pedagógica dirigida a escuelas y colegios para crear en el país una cultura tributaria a fin de educar al ciudadano en el deber constitucional de contribuir a las cargas públicas”.

En cumplimiento del precepto y bajo mi dirección en la Dian (1997-1998), se adelantó una acción coordinada con las autoridades educativas nacionales para introducir en los colegios una materia sobre tributación. Sin embargo, al empezar su período presidencial en agosto de este último año, el nuevo gobierno abandonó la iniciativa y la condenó al olvido por parte de los directores posteriores.

Para fortuna del país, en el mes de abril del 2020, el Romero Tarazona retomó esta senda y emitió las directrices del programa “Cultura de la Contribución en la Escuela”. Con el acompañamiento de los rectores y la formalización de la alianza entre la Dian y la respectiva Secretaria de Educación, será posible implementarlo en las Instituciones Educativas de básica primaria, básica secundaria y educación media, una vez sea superada la actual crisis.

La aprobación del crédito del BID deja garantizados, al momento de su partida, los recursos necesarios para avanzar en el camino hacia la transformación y modernización de la institución. Falta mucho por hacer y mejorar, pero los hechos reseñados permiten augurar los mejores éxitos en sus nuevas responsabilidades.

Gustavo Humberto Cote
Exdirector General de la Dian.
gcotep@yahoo.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes