Harry Adler
Columnista

Mensajes subliminales en Wall Street

Lo preocupante en estos casos es que quienes llegan tarde terminan pagando los platos rotos.

Harry Adler
POR:
Harry Adler
marzo 15 de 2021
2021-03-15 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053b4df88b60.png

Quien se iba a imaginar que para negociar acciones habría de ser necesario estar al tanto de los memes y los emoticones que se publican en las redes sociales, y que habría que recurrir a sitios como Topstonks.com para identificar las empresas más mencionadas en portales como Reddit, WallStreetBets y 4chan.

Allá se encuentran las candidatas a convertirse en armas de los jóvenes revoltosos de RobinHood, quienes aseguran que es la manera de enriquecerse rápidamente, arrasando de paso con las élites de Wall Street.

Según el portal “celebritynetworth”, alrededor de las dos de la tarde del miércoles 24 de febrero, el señor Ryan Cohen, muy reconocido en esas redes bajo el nombre de “Daddy Cohen r/WSB”, publicó un tuit con la foto de un cono de McDonald’s, y el emoticón de una rana.

El señor Cohen no es exactamente un proletario. Según “Businessinsider”, fue cofundador de una empresa de comida para perros, la cual vendió en el 2017 por cerca de tres mil millones de dólares.

Con esos recursos, adquirió el año pasado nueve millones de acciones de la empresa GameStop, a un precio promedio de US$8,43. El valor fue US$76 millones, y se convirtió de paso en miembro de la junta directiva.

No siempre un hecho concreto es el causante del movimiento de una acción. Y puede haber sido una coincidencia. El hecho es que instantes antes del tuit, el precio de esa acción era de US$49. Su precio de cierre fue US$91,71, y alcanzó a negociarse en US$184.68 el día siguiente, con una valorización de hasta 277%.

¡En una empresa cuyas ventas llevan tres años bajando, y con utilidades en rojo! El columnista hace alusión a una posible referencia en clave –como casi todo hoy en día en las redes– a un indicador técnico “MACD” por sus siglas en inglés, y cuyo gráfico pasa de rojo a verde cuando llega el momento de comprar (“froggy” en inglés, que hace alusión a una rana).

Esta empresa, alguna vez emblemática en la venta al detal de video juegos, venía sufriendo de tiempo atrás por no haberse adaptado a las ventas y descargas por el internet.

Sus acciones deambularon entre US$2 y US$10 durante buena parte del año pasado. Sin embargo, GameStop se convirtió en paradigma para los jóvenes, en medio de conservatorios virtuales bastante esotéricos.

Lo preocupante en estos casos es que quienes llegan tarde terminan pagando los platos rotos. A la larga, las burbujas son muy injustas en cuanto a distribución de riqueza. No se ha escuchado que el señor Cohen haya empezado a vender sus acciones, pero especular en la bolsa es un juego de suma cero.

Como es imposible que todos nos enriquezcamos indefinidamente inflando los precios, no quiero ni imaginarme lo que sucederá cuando el señor Cohen empiece a deshacerse de sus millones de acciones.

Harry Adler
Asesor Inversiones Internacionales.
hadler@stanfordalumni.org

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes