Hernán Avendaño Cruz
Columnista

Reactivación y recuperación

Urge hacer más esfuerzos focalizados en las microempresas en el corto plazo, o asumir el costo económico y social de un largo pro ceso de recuperación

Hernán Avendaño Cruz
POR:
Hernán Avendaño Cruz
agosto 27 de 2020
2020-08-27 10:06 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

La caída de -15.7% del PIB de Colombia en el segundo trimestre confirmó los temores sobre el impacto de la pandemia y las medidas de contención. Se esperan mejores resultados en el resto del año, para lo cual son claves las medidas de política económica.

En esta materia es importante la diferenciación que establecen Carmen y Vincent Reinhart entre reactivación y recuperación (The Pandemic Depression.

The Global Economy Will Never Be the Same. Foreign Affairs, Vol. 99 No. 5). Es posible que algunas economías empiecen a mostrar variaciones positivas (como ya se observa en China), pero volver al valor del PIB precovid-19 tomará más tiempo; lo primero corresponde a la reactivación, producto de la reapertura de sectores y las políticas fiscales y monetarias expansivas, mientras que lo segundo se refiere a la recuperación.

Según los autores, “en todas las peores crisis financieras desde mediados del siglo XIX, el PIB per cápita tardó un promedio de ocho años en volver al nivel anterior a la crisis”. El problema es que la “depresión pandémica”, como la denominan los Reinhart, tiene una naturaleza regresiva porque afecta más a las economías en desarrollo y dentro de ellas a los más pobres.

Las economías desarrolladas cuentan con sólidas redes de seguridad social y mayor capacidad de uso de la política fiscal, mientras que las economías en desarrollo carecen de esas redes o son muy débiles y el margen fiscal es reducido, cuando no está ya copado.

En todo el mundo, las empresas pequeñas son las más golpeadas y la fuente de empleo de una gran cantidad de trabajadores que son remunerados con bajos salarios. Pero hay mucha diferencia en el peso relativo de estas empresas entre países; Marcela Eslava muestra que las empresas de menos de 10 trabajadores ocupan cerca del 15% de los trabajadores de EE. UU., mientras que en Colombia ocupan el 70% (“El empleo y los cierres por covid19”).

De lo anterior se colige la importancia de contar con políticas que aceleren la recuperación, pero hay que priorizar las de corto plazo para impulsar la reactivación. El gobierno ha implementado políticas acertadas y oportunas, pero urge fortalecer algunas de ellas.

Por ejemplo, al cierre de julio se habían entregado subsidios a la nómina (PAEF) por un monto de $2,4 billones, otorgados a 132.537 empleadores, que tienen 3,2 millones de trabajadores. Si los empleados formales son alrededor de nueve millones, se deduce que solo el 36% de los trabajadores potenciales tuvo acceso.

Y si suponemos que en Colombia hay unos dos millones de empresas y que el 50% son formales, la cobertura hasta el momento es de apenas el 13%; con 86 mil microempresas y 35.000 pequeñas beneficiadas, es evidente que la mayoría de estos segmentos empresariales no ha tenido acceso.

Las micro y pequeñas empresas son las más afectadas por la regresividad de la depresión pandémica; la consecuente destrucción del tejido empresarial repercutirá en grandes retos para restablecer el empleo y mitigar el impacto en la pobreza. Por eso, urge un balance entre los esfuerzos focalizados en esas empresas en el corto plazo o asumir los altos costos económicos y sociales de un largo proceso de recuperación.

Hernán Avendaño Cruz
Director de Estudios Económicos de Fasecolda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes