close
close
Hernando José Gómez

El rol del gobierno en un ecosistema público-privado

La articulación entre ambos sectores es el camino para que el Estado logre tener una incidencia significativa sobre el desarrollo económico.

Hernando José Gómez
POR:
Hernando José Gómez
julio 21 de 2022
2022-07-21 01:26 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbde6f2f4a.png

La economista Mariana Mazzucato ha venido ganando notoriedad ya que plantea que la capacidad del Estado para producir valor ha sido gravemente subestimada, pues se le ha visto como un ente que debe centrarse únicamente en crear las condiciones transversales que permitan a las empresas invertir y prosperar.

La economista señala que típicamente a los gobiernos se les asigna la tarea de intervenir para solucionar de manera puntual fallas de mercado, una tarea necesaria, pero insuficiente para Mazzucato, pues el Estado debería ser más ambicioso e ir más allá en aras de crear sinergias con el sector privado de tal forma que trabajen para resolver problemas que enfrentan las sociedades modernas como las brechas digitales, el cambio climático, la transición energética, la pertinencia de la educación, la provisión de infraestructura, entre otros.

Colombia, como país emergente, tiene la necesidad de aumentar sus niveles de inversión pública para reducir el costo país y así aumentar la competitividad y productividad, ya que además de impulsar el crecimiento, se deben responder las demandas de la sociedad civil por una mayor oferta de bienes y servicios públicos. La apuesta del nuevo Gobierno va en esta línea, pero para que este propósito logre alcanzarse se requerirá del cumplimiento de varias condiciones, siendo la más importante no desestimar el rol del crecimiento económico y no solo focalizarse en la equidad, pues se puede poner en riesgo la viabilidad de la sostenibilidad del desarrollo socio económico si se subestima el rol de la generación de riqueza, como lo anotó recientemente Mazzucato.

En principio debe tenerse claro que el mayor esfuerzo fiscal en materia de gasto debe ser respaldado por la búsqueda de mayores ingresos tributarios. Por ello, la próxima reforma deberá responder a los retos de generar un significativo recaudo adicional, equilibrar la carga tributaria entre las personas naturales y jurídicas, preservar la estabilidad macroeconómica sin desincentivar la inversión privada, abaratar el costo del endeudamiento externo e impulsar el crecimiento económico. Además, se deberá propender porque la inversión pública sea dirigida de manera eficiente.

Con el fin de mejorar la eficiencia del gasto y evitar la malversación de fondos, deberán contemplarse esquemas mixtos como las alianzas público-privadas para la inversión en ámbitos como el que rige actualmente para la infraestructura. De igual manera, la masificación de las garantías crediticias provistas por el Estado, vía FNG, impulsaría el otorgamiento de crédito que hace la banca privada con criterios de eficiencia. Estos ejemplos ponen de presente que la articulación entre el sector público y el privado es el camino para que el Estado logre tener una incidencia significativa sobre el desarrollo económico y se dé, simultáneamente, un buen uso a los recursos públicos.

HERNANDO JOSÉ GÓMEZ R.
presidenciaasobancaria@asobancaria.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes