close
close
Hernando José Gómez

Enfrentando la inflación

Debemos aprovechar esta oportunidad para darle un carácter permanente a la reducción de aranceles de buena parte de los insumos agrícolas.

Hernando José Gómez
POR:
Hernando José Gómez
marzo 02 de 2022
2022-03-02 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbde6f2f4a.png

En los últimos meses la inflación se ha venido incrementando en todo el mundo. Las razones de esto se asocian al notable crecimiento de la demanda global en un contexto de recuperación económica, a las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales y a las disrupciones en las cadenas globales de suministros que han generado restricciones en la oferta de contenedores, materias primas y elevado el costo de los fletes. El repunte de las inflaciones anuales registradas en enero en Estados Unidos (7,5%) y la Zona Euro (5,1%) han llevado a que tanto la Reserva Federal como el Banco Central Europeo hayan endurecido su tono frente a un cambio de postura de política monetaria.

En Colombia, la inflación anual en enero bordeó el 6,9%, en buena parte asociada a la inflación de alimentos, cercana al 19,9% en el mismo mes. Esto golpea de manera especial a la población de menores ingresos, para quienes este rubro representa cerca del 23% de su canasta de bienes y servicios.

Más allá de los factores externos mencionados anteriormente, que podrían agudizarse por el complejo panorama internacional, la indexación en rubros como el arriendo y la educación, así como el ritmo de crecimiento esperado de la economía local (4%), puede contribuir a que las expectativas inflacionarias continúen aumentando, por lo que hay que tratar de anclarlas.

El primer actor clave es el Banco de la República. Futuras decisiones de su Junta Directiva respecto a incrementos adicionales y bien calibrados en su tasa de interés para mantener los flujos de capitales requeridos por el país, que estimamos sumen hasta 275 pb durante lo que resta del año, serán adecuadas, más cuando la Reserva Federal comenzaría a subir su tasa de intervención en marzo. Un mayor aumento afectaría en exceso la demanda agregada. Claro está, todo depende de las implicaciones económicas de la crisis geopolítica que vive el mundo.

El segundo actor es el Gobierno, con la anunciada reducción de los aranceles a un número significativo de insumos y productos agrícolas.

Para aumentar el impacto de estas iniciativas en el corto plazo podría contemplarse la apertura de cupos temporales de importación a cero arancel, que permitan reducir las tarifas arancelarias a productos de la canasta familiar. Pero más allá de eso, debemos aprovechar esta oportunidad para darle un carácter permanente a la reducción de aranceles de buena parte de los insumos agrícolas, y avanzar en materia de simplificación de trámites aduaneros y en el desmonte de protecciones no arancelarias que solo afectan a los consumidores.

Son estas políticas, y no los controles de precios, que solo generan escasez, las que le permitirán al país estar mejor preparado para afrontar los choques inflacionarios.

HERNANDO JOSÉ GÓMEZ
residenciaasobancaria@
asobancaria.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes