Hernando José Gómez
columnista

Impulso a energías renovables y sostenibles, una prioridad

Cobra relevancia la adopción de sistemas que permitan una mejor medición de riesgos para mejorar los procesos de financiación de energías. 

Hernando José Gómez
POR:
Hernando José Gómez
agosto 04 de 2021
2021-08-04 10:22 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbde6f2f4a.png

Combatir el cambio climático es una necesidad y en esa lucha, la transición energética es una pieza fundamental, ya que, de acuerdo con el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, 25% de las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero se generan por la producción de energía a través de fuentes no renovables, 21% la industria y 14% transporte para un total de 60% del total.

En esa transición, hay avances como el hecho que la generación a través de energías renovables viene creciendo a un ritmo de 7% anual, aun cuando todavía hay mucho que hacer, porque 70% del suministro de energía global sigue proviniendo de fuentes no renovables.

En Colombia, el panorama es más alentador, pero sigue habiendo retos. El porcentaje de la capacidad instalada de energía eléctrica con fuentes renovables fue de cerca del 86% en 2019, superando la meta del 73,3% para 2030. Adicionalmente, el porcentaje de energías renovables frente al consumo de energía total del país fue del 31%, superando el promedio mundial según cifras de Naciones Unidas.

A pesar de eso, hay que mejorar en eficiencia energética, debido a que este indicador, que mide la relación entre el consumo final de energía respecto al Producto Interno Bruto (PIB), es de 2,3 Megajulios (MJ) por dólar, mientras el promedio global es de 4,8. Para mejorar dicha eficiencia, se ha venido avanzando en financiación de energías renovables, y un buen ejemplo de esto fue el otorgamiento de garantías a la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) por US$ 53,3 millones en 2019 para apalancar proyectos en este ámbito.

Este no es un compromiso que dependa únicamente del sector público. La banca también tiene un papel crucial en el financiamiento de proyectos para el desarrollo de energías renovables y eficiencia energética en Colombia. De hecho, en 2020 el saldo de cartera verde fue cercano a los $11 billones, de los cuales $1,2 billones fueron destinados a proyectos de energías renovables y $1,5 billones para eficiencia energética.

Con todo y estos avances, el país aún enfrenta grandes retos para el desarrollo de energías renovables no convencionales como la solar, eólica y minihidráulica, las cuales solo representan el 5,2% del total de energías del país (12% para 2022), mientras que la energía hidráulica y térmica representan el 63,3% y 30,7% respectivamente.

En lo referente a la energía hidráulica a gran escala, los megaproyectos de infraestructura pueden generar riesgos ambientales y sociales, si bien es una fuente no contaminante.

Por ello, cobra cada vez más relevancia la adopción de sistemas que permitan hacer una mejor medición de riesgos por parte de las entidades financieras para mejorar los procesos de financiación de energías, no solo renovables sino sostenibles.

Hernando José Gómez R.
presidenciaasobancaria@asobancaria.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes