Hernando José Gómez
columnista

Inclusión Financiera: grandes avances con tareas pendientes

Aunque el comportamiento es favorable, todavía hay una tarea importante por hacer.

Hernando José Gómez
POR:
Hernando José Gómez
julio 21 de 2021
2021-07-21 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbde6f2f4a.png

La inclusión financiera en Colombia avanzó mucho en la última década. Según el más reciente reporte de la Banca de las Oportunidades y la Superintendencia Financiera, el indicador de acceso llegó a 87,8% en 2020, lo que significa que más de 32 millones de adultos en el país tienen al menos un producto financiero, y que ese porcentaje creció 15 puntos porcentuales desde el 62% de 2010. Además, en el último año, 2,6 millones de colombianos fueron incluidos en el sistema, lo que permitió superar la meta del Plan Nacional de Desarrollo. También se destaca del reporte el crecimiento de los productos más digitales como los depósitos electrónicos y las cuentas de ahorros de trámite simplificado.

Sin duda, los avances han sido notables, pero hay que profundizar en el uso de los productos para administrar el ahorro y mejorar la presencia en aquellos grupos etarios y municipios donde hay una menor cobertura, para seguir recortando las brechas que, si bien se han hecho más cortas, siguen existiendo y analizaremos a continuación.

En el indicador de uso, si bien registró un notable crecimiento, pasando de 64,5% en 2015 a 72,6% en 2020 y está en niveles históricos, todavía está por debajo de la meta del PND (77%), lo que obliga a seguir trabajando para que los colombianos no solo tengan productos financieros, sino que también los usen.

En cuanto a las brechas regionales, es muy destacable el avance en la cobertura financiera en el territorio nacional, ya que, con corresponsales bancarios, la banca ya llega a todos los municipios del país, y más de tres cuartas partes de las poblaciones ya cuentan con al menos una oficina bancaria. Ahora bien, hay que seguir llegando a las zonas rurales, sobre todo a las dispersas, apoyados en un mayor acceso al internet, para que las personas de las regiones más apartadas se beneficien de la banca.

Para las brechas de género y grupos etarios, se destaca el crecimiento en el acceso a productos financieros de las mujeres y de la población joven entre 18 y 25 años, de 4,8 y 9,7 pp, respectivamente. Aunque el comportamiento es favorable, todavía hay una tarea importante por hacer.

Para seguir avanzando en inclusión, se deben profundizar las iniciativas del Gobierno como el CONPES de inclusión y educación financiera, que define una ruta para ofrecerles servicios financieros a los ciudadanos y Mipymes. Además, se deben fortalecer las estrategias que se han venido ejecutando para la transformación digital del sistema, nuevos modelos de corresponsalía, la inclusión de población migrante e iniciativas para reducir las brechas rurales y de género.

Hernando José Gómez R.
​presidenciaasobancaria@
asobancaria.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes