close
close
Hernando José Gómez

La imprescindible educación financiera

El principal reto que tenemos como país es la implementación de programas que hayan probado tener impactos positivos y efectivos.

Hernando José Gómez
POR:
Hernando José Gómez
febrero 16 de 2022
2022-02-16 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbde6f2f4a.png

La educación económica y financiera es imprescindible para lograr buenos hábitos en las finanzas personales, tomar mejores decisiones y, en últimas, acceder al sistema financiero como mecanismo de movilización social. Evaluaciones a nivel mundial muestran que quienes reciben educación financiera gozan en promedio de mayor seguridad económica y cumplimiento de sus metas de vida. Por ello, los gobiernos y el sector privado a nivel mundial han realizado esfuerzos para fortalecer la enseñanza de estos temas desde la infancia.

Colombia cuenta con una estrategia nacional establecida en el Conpes 4005 ‘Política Nacional de Inclusión y Educación Financiera’. En ese camino, uno de los programas emblemáticos en esta línea de trabajo es ‘Nueva Pangea’, que abarca los esfuerzos conjuntos de Asobancaria, Fasecolda y el Ministerio de Educación, con el fin de fortalecer las habilidades y conocimientos financieros básicos mediante la generación de experiencias pedagógicas transversales al currículo escolar.

Este programa, pensado como un viaje en la educación financiera, fue desarrollado inicialmente por el Mineducación y Fasecolda, y fue retomado en 2019 con el acuerdo realizado por Asobancaria y el ministerio, buscando alinearlo con un enfoque socio-ocupacional y ampliando el marco temático.

Tras un par de años de trabajo, en 2021 se finalizaron las guías pedagógicas donde se cuenta con documentos de orientaciones pedagógicas, manual docente y cursos interactivos para estudiantes. Además, se realizó un piloto de implementación con 30 colegios a nivel nacional, logrando un alcance de más de 1.000 jóvenes de 7 departamentos, en colegios públicos y privados, y en las distintas modalidades de estudio (presencial, virtual y alternancia), encontrando buena aceptación por parte de los estudiantes.

Ahora, de cara a la masificación, se trabajan las oportunidades de mejora en el programa en mesas de trabajo conjuntas. En la última década se han logrado valiosos avances. Además de ‘Nueva Pangea’, distintas entidades han desarrollado programas y se han propuesto proyectos de ley para lograr una mayor educación financiera y económica en los colegios. Sin embargo, el principal reto que tenemos como país es la implementación de programas que hayan probado tener impactos positivos y efectivos.

En adelante, se necesita mayor celeridad, que se logra si todos los actores involucrados desde el sector público y privado unen esfuerzos para lograr un trabajo articulado que permita orientar los recursos en los objetivos ya definidos. Colombia tiene una gran oportunidad en sus manos para fortalecer la educación financiera a nivel escolar, disponiendo de un documento de política pública y una ruta de trabajo trazada. Esperamos que el siguiente gobierno continúe participando de las mesas de trabajo intersectoriales y más aliados se unan en este objetivo común de lograr educar financieramente a nuestros jóvenes.

HERNANDO JOSÉ GÓMEZ
​presidenciaasobancaria@asobancaria.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes