close
close
Hernando José Gómez

Tómese un tinto con el que piensa diferente

El proyecto democrático en Colombia está en riesgo por la falta de diálogo, de articulación, de empatía y solidaridad ante el dolor ajeno.

Hernando José Gómez
POR:
Hernando José Gómez
marzo 16 de 2022
2022-03-16 09:03 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbde6f2f4a.png

La Encuesta Mundial de Valores (2020) determinó que el 52% de los colombianos no habla de política con amigos y familiares. A su vez, la plataforma Tenemos que Hablar Colombia identificó que cuando se le pregunta a la gente por aquello que quiere cambiar, la corrupción (94,3%) y la política (72,4%) fueron las respuestas más repetidas.

Además, las dos emociones que más se mencionaron frente a aquello que queremos cambiar son la tristeza (49%) y el miedo (17%). En este panorama, ¿cómo vamos a construir acuerdos sobre aspectos de nuestra vida en común en Colombia, si las emociones involucradas son emociones displacenteras y no estamos conversando de forma abierta e informada sobre ello?

Una lectura inicial que tomo ante esta situación de distancia y falta de conversación de la ciudadanía con y sobre las instituciones políticas nace de la lectura de “Bartleby, el escribiente” de Herman Melville, el mismo autor de “Moby Dick”, cuando afirma con contundencia que el desinterés de las personas ante el dolor ajeno se debe a “una cierta desesperanza de remediar un mal excesivo y orgánico, porque cuando percibe que esa compasión ante la miseria no conduce a un auxilio efectivo, el sentido común le ordena al alma que se deshaga de ella”.

Por eso, defender la democracia está, necesariamente, en transformar la manera en que construimos diálogos con impacto en el país. Somos lo que conversamos, y si nuestra conversación está enmarcada en un perfil distante y desinteresado, esa será la Colombia en la que vivamos. Porque como menciona George Lakoff en “No pienses en un elefante”, para pensar y actuar distinto necesitamos hablar distinto.

Vale la pena promover escenarios de diálogo amplio en la mayor cantidad de espacios que habitemos. No será un diálogo sencillo, por el contrario, serán conversaciones difíciles, pero no estamos solos en ese proceso. Según Tenemos que Hablar Colombia, hoy hay más de 62 espacios de diálogo vigentes en el país y esos escenarios necesitan más presencia y atención de tomadores de decisiones del ámbito público y privado, para que le den eco a las ideas que se construyen en colectivo.

El proyecto democrático en Colombia está en riesgo por la falta de diálogo, de articulación, de empatía y solidaridad ante el dolor ajeno. La pandemia nos dejó también grandes retos, como la defensa de la institucionalidad, el cuidado mutuo y la libertad económica. Y sumado esto al panorama político cambiante de los próximos meses, la apuesta desde nuestros lugares de decisión debe ser: sumarnos al diálogo del país, escuchar, darle eco a las voces con las que no hemos conversado antes y juntarnos para cuidar lo construido y potenciarlo aún más.

HERNANDO JOSÉ GÓMEZ
​presidenciaasobancaria@asobancaria.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes