Horacio Ayala Vela
columnista

Más de lo mismo

No existe voluntad para reducir al menos el impacto de los injustificados beneficios tributarios.

Horacio Ayala Vela
POR:
Horacio Ayala Vela
marzo 18 de 2021
2021-03-18 04:52 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbebca4157.png

Todo cambió con la pandemia, salvo los vicios en materia tributaria, que no tienen vacuna. Todo indica que en la enésima reforma anunciada vamos a tener más de lo mismo: politiquería barata, lagartos e improvisaciones.

Se anuncia el pronunciamiento de reconocidos expertos internacionales sobre los incontables y viciosos beneficios tributarios que contienen las normas en Colombia, pero como en tantas ocasiones anteriores estaremos frente a otro juicioso estudio académico para guardar en los anaqueles.

No existe voluntad para reducir al menos el impacto de los injustificados beneficios tributarios, algunos provenientes de la generosa confianza inversionista.

Con el agravante de que los hay otorgados de manera discrecional, tales como los contratos de estabilidad tributaria (partícipes en el escándalo de Odebrecht) y las zonas francas, que nacieron para estimular la incorporación de materiales y mano de obra nacionales a los productos de exportación, pero se convirtieron en mecanismos para dilatar el pago de los impuestos externos y obtener enormes ganancias en la venta de predios rurales, urbanizados para zonas francas, muchas veces al capricho de los alcaldes.

Ejemplos de los resultados de estas minoraciones se pueden obtener del informe de Agregados de las Sociedades por Actividades Económicas publicado por la Dian, utilizando las cifras de las declaraciones de renta de 2019.

Por ejemplo, las rentas líquidas ordinarias acumuladas, más las ganancias ocasionales netas suman 157,5 billones (Bn) de pesos. Sin embargo, el impuesto de renta a cargo se liquida sobre 145,42 Bn, lo cual indica que las rentas exentas, ingresos no gravados y otros beneficios suman más de 12 Bn.

Si a esto agregamos 4,5 Bn de los denominados descuentos tributarios, -que se restan directamente del impuesto- resulta una base aproximada de 14 Bn de rentas no gravadas.

En resumen, las rentas no gravadas representan el 18 por ciento del total de rentas gravables. Estas cifras, de fuentes oficiales, dan una idea de los costos de algunos beneficios tributarios inmersos en el impuesto sobre la renta, solamente para las sociedades.

En estas estimaciones, las actividades que más contribuyen, en su orden son la Minería, la Manufactura, el Comercio, las Entidades Financieras, el Transporte y los Servicios Públicos. Los menores contribuyentes resultan ser la Hotelería, la Agricultura y Ganadería y las Actividades Inmobiliarias.

Si pensamos en el empleo, otro de los elementos cruciales para empujar el bienestar del país, el Dane señala en su informe para 2019 que el principal empleador fue el Comercio, seguido de Agricultura, Administración Pública, Defensa y Servicios Varios, y Manufactura.

Los que menos trabajadores ocuparon fueron Minería, Servicios Públicos, Actividades Inmobiliarias y las Financieras. Pero para nuestros genios toda la culpa la tiene el IVA, porque es lo más fácil de recaudar, así existan serias dudas sobre la fórmula equitativa y segura para devolverlo a los menos favorecidos.


Horacio Ayala Vela
Consultor privado.
horacio.ayalav@outlook.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes